Ir a contenido

ENTREVISTA

Itaca Band: "En Tokio nos sentimos como los Rolling Stones"

El grupo de Montcada i Reixac arranca la gira de su cuarto álbum, 'Explosiva', con dos conciertos en la Sala Apolo este fin de semana

ESTER TORRAS / BARCELONA

El grupo de Montcada i Reixac Itaca Band, en una imagen promocional.

El grupo de Montcada i Reixac Itaca Band, en una imagen promocional.

Uno de los puntales del mestizaje musical catalán vuelve con un nuevo álbum y la promesa de una explosión de energía en directo. Después de una gira de un año y medio que los llevó hasta Japón, Itaca Band mantiene la fidelidad a los ritmos bailables y heterogéneos en su cuarto elepé, 'Explosiva'. La nueva gira, que recorrerá los principales escenarios y festivales del país, empieza este fin de semana en la Sala Apolo con dos conciertos que ya han colgado prácticamente el cartel de 'sold out'.  

¿Qué quieren hacer saltar por los aires con la explosión del nuevo disco?
(Pere Mercader): Hay momentos que marcan un antes y un después, en los que se produce un cambio repentino. El disco quiere provocar esa explosión dentro de cada uno. La mayoría de canciones tienen una vertiente triste y nostálgica en un principio, pero acaban aflorando las sensaciones positivas. Queremos transmitir que el futuro puede ser bueno.

¿Han cambiado mucho las cosas desde sus inicios en el 2006?
(P. M.): El cambio más importante ha sido la profesionalización. Cuando empezamos con 'Temerario' éramos músicos noveles, pero con el tiempo hemos conseguido hacer de la música nuestra profesión.
(Albert García)​: Antes era un grupo de amigos y ahora ya no lo es.

¿Se perdió la amistad?
(A. G.):​ Aquellos amigos ahora son compañeros de trabajo y aquel 'hobby' ahora es nuestro trabajo. Estamos en un punto en que se ha desvirtuado todo un poco y estamos terminando de encontrarle el sentido. Aunque somos los mismos críos de siempre, la música ahora nos pide una dedicación de 24 horas.

Son siete personas en la banda. ¿Les cuesta mucho tomar las decisiones?
(A. G.):​ El asamblearismo es lento, pero el resultado es muy bueno. El hecho de consensuar tantas decisiones, y algunas tan cruciales como sacar un disco, hace que el proceso sea un poco pesado. De todas formas, siete cabezas siempre suman más que una.

Eligieron 'Ahora y aquí' como primer 'single'. ¿Qué tiene de especial?
(P. M.):​ 'Ahora y aquí' nació en Tokio después de una ruptura amorosa. El hecho de estar lejos de casa te hace ver las cosas de manera diferente que si las tienes al lado.

En el segundo 'single', 'Un nou element', ¿apuestan por una historia de amor?
(P. M.): La mayoría pueden ser canciones de amor: amora a un país, una ciudad, una pareja, una madre… Esta es una canción de amor a la cultura, que cuenta cómo el arte puede ayudarte a salir del pozo.

En 'Los de abajo' recuperan su lado más crítico... 
(P. M.): Muchas veces expresamos las ideas en forma de canción de amor pero en el fondo se explican muchas otras cosas. Por ejemplo, 'La vida explosiva' critica el sentimiento de posesión en las relaciones personales.

¿Cómo fue la experiencia de actuar en Tokio? ¿Les condicionó la barrera del idioma?
(A. G.):​ Tenemos la suerte de que la música es un lenguaje internacional y las canciones llegan de la misma manera. Fuimos a conciertos y festivales de 10.000 personas donde la gente nos conocía e intentaba cantar las canciones.
(P. M.): Ha sido uno de los lugares donde más ollas se han hecho y donde más han bailado. Incluso se tiraban a la valla para subir al escenario. Nos sentimos como si fuéramos los Rolling Stones. Fue una experiencia totalmente desbocada.

"Con el reggaeton queríamos disfrutar de 'perrear' sin tener que escuchar letras misóginas"

¿Se sienten identificados con la etiqueta que les han colgado de 'grupo de mestizaje'?
(P. M.): Totalmente. Como nuestra base es la mezcla, no tenemos miedo de juntar el reggaeton con el reggae o de incorporar elementos del indie o del pop. Si hoy en día se toca reggaeton, nosotros también lo incluimos.  

¿Hay reggaeton en 'Explosiva'?
(A. G.):​ Hay las bases. Es un ritmo que viene del reggae, que nos gusta mucho y que tiene un 'beat' que se contagia.
(P. M.): Queríamos poder disfrutar de 'perrear' sin tener que escuchar letras misóginas.

Este fin de semana arranca oficialmente su gira. ¿Qué esperan de esta vuelta a los escenarios?
(A. G.):​ Estamos aquí por el directo, porque es donde tenemos el 'feedback' de la gente e intercambiamos la energía con el público.
(P. M.): Ver que la gente está feliz, que explota de felicidad durante una hora y media, no tiene precio.

Y en julio se van de viaje al Nepal.
(A. G.):​​ Este viaje es una oportunidad que nos surgió con la oenegé Dream Nepal, que trabaja con niños huérfanos o cuyos padres están en prisión. Vamos ocho días allí y haremos dos conciertos cerca de Katmandú. En medio de una gira hemos tenido que decir no a muchos conciertos para poder ir, pero pensamos que nos hará crecer mucho.
(P. M.): La idea es hacer un proyecto con los niños del orfanato. Estamos trabajando con músicos de la zona con la voluntad de que termine funcionando por sí mismo. 

Temas: Tokio Música

0 Comentarios
cargando