Ir a contenido

D'A FILM FESTIVAL

'Demonios tus ojos', una perversión absorbente

Pedro Aguilera presenta en el D'A un drama erótico que cambia la imagen de Ivana Baquero, la niña de 'El laberinto del fauno'

Juan Manuel Freire

Pedro Aguilera, director de Demonios tus ojos, en el CCCB.

Pedro Aguilera, director de Demonios tus ojos, en el CCCB. / JOAN PUIG

En una época en la que el cine español tiende a lo acomodaticio y conservador, se agradece la existencia de una película como 'Demonios tus ojos', heredera de la peligrosidad del mejor Bigas Luna. El director de 'Bilbao' y 'Caniche' seguramente habría firmado orgulloso este drama erótico sobre un director de cine, Oliver (Julio Perillán), que vuelve a casa desde su exilio en Los Ángeles para tratar de conquistar a su joven hermanastra Aurora (Ivana Baquero, la niña de 'El laberinto del fauno', en un cambio de registro realista y sensual), después de creer reconocerla en un vídeo porno amateur cazado en la red. Ayer domingo se pudo ver en el Teatre del CCCB; mañana martes, día 2, se puede recuperar en el cine Aribau Club 2 (18.00), siempre como parte del programa del D’A Film Festival.

El verdadero director de 'Demonios tus ojos' es el donostiarra Pedro Aguilera, quien después de las reconocidas 'La influencia' (2007) y 'Naufragio' (2010) quería contar una historia con "un desarrollo más complejo de personajes". En el centro encontramos a Oliver, un hombre "decidido a crear sus propias normas y sus propias leyes", en palabras de Aguilera. Una película que se sale de los automatismos no podía tener un protagonista automático: "Oliver no quiere funcionar como un robot. El sistema, a través de contactos con las religiones, te dice qué moral subyace en todas las cosas, cuáles son los tabús, cuáles los límites adecuados… Él no quiere seguir esa línea".

Dispuesto a percibir sus propios límites, instala una cámara de vídeo en la habitación de su hermanastra para observar su intimidad, pero no se queda en el voyeurismo, sino que pasa a la acción. "Lo que interesa a Oliver –dice Aguilera– es la dominación, la manipulación, jugar con los límites de las personas. Y se da cuenta de que hay un nuevo éxtasis en jugar con tu propia familia, tu propia hermana. El non plus ultra".

UN PROCESO ARDUO

A pesar de la buena reputación crítica de sus anteriores películas, Aguilera no lo tuvo fácil para levantar 'Demonios tus ojos'. El proceso arrancó en el 2010. Durante un par de años, trabajó en un tratamiento con Michel Gaztambide ('Vacas', 'La caja 507'), colaboración interrumpida por los compromisos laborales del segundo. Después entró en juego Juan Carlos Sampedro, amigo íntimo con el que ya había escrito un corto. "Con él –explica Aguilera– todo adquirió otro ritmo. Surgió la idea de que el protagonista sea director de cine, que sean hermanos… Sampedro escribe novelas y contar con él ayudó también a que hubiera una estructura dinámica, en la que no dejasen de pasar cosas".

La historia es absorbente, todo un ejercicio de suspense que mantiene en vilo al espectador al tiempo que le hace plantearse preguntas serias de índole moral y psicológica. Pero mucha gente que podría haber puesto dinero no pareció ver todo esto: "La película la he producido yo mismo, prácticamente, aunque me echó un cable la compañía colombiana Ciudad Lunar. Ahora mismo con las coproducciones es más fácil financiar. Hacerlo solo con dinero español es complicado. El ICAA no me dio las ayudas y me presenté tres veces, aunque hice la tontería de presentar un guion más fuerte del que acabamos rodando. Las televisiones no quisieron saber nada de mí…". ¿Porque buscan solo proyectos que puedan emitirse sin reparo en 'prime time'? "No tengo ni idea. La gente, en general, no quiere producir buenas películas, sino las que ellos quieren ver o los que ellos creen que la gente quiere ver".

MAÑANA MARTES

'Victoria'Teatre CCCB. 22.00 horas. Su título internacional es 'In bed with Victoria', quizá para que no se confunda con el drama urbano protagonizado por Laia Costa. Esta es una comedia sobre la abogada penalista del título y un caso con un perro como testigo crucial. La crítica francesa ha aplaudido hasta sangrar. Segundo pase, viernes, día 5, a las 20.00 h. en Aribau Club 1.

0 Comentarios
cargando