CRÍTICA DE CINE

'La chica dormida': resultón álbum de citas

Mezclando de forma compensada humor, melancolía y excentricidad, Rosemary Myers captura los miedos y enigmas que sobrevivir a la adolescencia conlleva

Tráiler de ’La chica dormida’. (2015)

1
Se lee en minutos
Nando Salvà

Mezclando de forma compensada humor, melancolía y excentricidad, 'La chica dormida' captura los miedos y enigmas que sobrevivir a la adolescencia conlleva al tiempo que derrocha nostalgia por la personita que un día fuimos. Y lo hace sin ocultar los préstamos tomados: si sus incursiones en lo onírico evocan 'El laberinto del fauno' y a Michel Gondry, ninguno de sus referentes es tan obvio como Wes Anderson. Lástima que la directora Rosemary Myers no sea ni mucho menos tan capaz como ese modelo de usar el estilismo formal para construir tonos y universos y psicologías.

La chica dormida ★★★

Ver película en la cartelera