Ir a contenido

RECITAL DEL PIONERO DE 'TROPICÁLIA'

Caetano Veloso y la princesa de la samba

El cantautor brasileño regresa al Palau, dentro del festival Guitar BCN, acompañado de la cantante carioca Teresa Cristina

Jordi Bianciotto

Caetano Veloso, el martes en el Coliseu de Oporto.

Caetano Veloso, el martes en el Coliseu de Oporto. / EFE / ESTELA SILVA

En sus últimas visitas le vimos formando pareja con su compadre Gilberto Gil y este viernes, en el Palau de la Música (y en el marco del festival Guitar BCN), vuelve a compartir focos con otra voz, esta menos popular por nuestras latitudes, la de Teresa Cristina. "Una princesa de la samba carioca", anuncia Caetano Veloso, que se presta así "a ayudar a divulgar un trabajo elegante y representativo de la tradición brasileña".

El autor de 'Beleza pura', 'O leãozinho' y 'A luz de tieta' cruzó caminos con Teresa Cristina cuando, hace una década, esta grabó una adaptación de su canción 'Gema'. Más recientemente, el acercamiento de la cantante al referencial sambista Cartola (1908-80) llamó la atención del cantautor bahiano. "Sus versiones me parecieron tan elegantes y refinadas que pensé que podían interesar a la discográfica Nonesuch, de Nueva York, que edita mis discos en Estados Unidos", explica a este diario respondiendo a un cuestionario por correo electrónico. Dicho y hecho, 'Teresa Cristina canta Cartola' (2016) vio la luz y allanó el terreno para conciertos conjuntos, primero en Nueva York y más tarde en Sudamérica, Japón, Corea del Sur y, ahora, Europa.

UNA GUITARRA "MÁGICA"

Veloso no interpretará canciones de Cartola en el Palau, misión que reserva para su 'partenaire', "que las canta a la perfección", si bien considera a este intérprete y compositor, uno de los fundadores de la influyente escuela de samba Mangueira, como "uno de los más importantes del género en Río, con una imaginación poética y un sentido melódico divinos". Según dice, nunca se pierde la primera parte de sus recitales con Teresa Cristina, en la que esta aborda esas piezas con la "guitarra mágica" de Carlinhos Sete Cordas. "Cuando canta 'Sala de recepção', una samba de Mangueira, lloro".  

Las últimas estaciones en la carrera de Caetano Veloso han sido de contrastes: discos de rock y experimentación junto a músicos mucho más jóvenes, como Pedro Sá y su propio hijo, Moreno Veloso, y la larga gira acústica, a dos guitarras, con Gilberto Gil, a la salud de los 50 años de Tropicália. Aventuras compatibles, igual que la actual alianza con Teresa. "Con Gil cantaba piezas de hace 30, 40, 50 años, pero también una del disco 'Cê', que es del siglo XXI. Y ahora, con Teresa, interpreto canciones de varios períodos, desde una de Cole Porter de los años 30 hasta una de mi último disco, 'Abraçaço'", explica Veloso, de 74 años, que dice "adorar" a esos músicos de la generación siguiente. "Tengo ganas de tocar con mis tres hijos", anuncia en alusión a Moreno y a los más jóvenes de la saga, los veinteañeros Zeca y Tom, que ya apuntan maneras.

De la gira con Gilberto Gil, que le mantuvo ocupado en el 2015 y 2016, le quedan buenas impresiones "por los recuerdos de los tiempos del tropicalismo", así como observaciones favorables de "cómo suenan hoy las canciones, sobre todo las palabras", y "un permanente asombro ante la magia de la música en las manos de Gil”. Ambos cantautores pusieron la música brasileña del revés en los últimos años 60, fundiendo su espíritu bahiano con el pop y la psicodelia. Un movimiento, el tropicalismo, "con muchas consecuencias", si bien Veloso subraya que "lo más importante está siempre por hacer, y tal vez nunca se haga". Y añade: "Quiero decir que quizá yo nunca llegue a hacerlo".

LA SINTONÍA HISPANA

Pero, en el mundo hispano, y para el gran público, Caetano no es tanto el tropicalista como el trovador que entonaba con desconcertante suavidad la canción mexicana 'Cucurrucucú paloma' en la película 'Hable con ella' (2002), de Pedro Almodóvar (y más recientemente en 'Moonlight'). "En 1969, le prometí al cineasta brasileño Neville de Almeida que un día grabaría esa canción, entonces considerada muy hortera. Años después, al hacer 'Fina estampa', me olvidé de aquel reto. Neville me vio en una fiesta y me gritó: '¡cobarde!'. Así que cuando hicimos 'Fina estampa ao vivo' le pedí a Jaques Morelembaum un arreglo minimalista para la canción", explica el cantautor.

Su regreso al Palau incluye una peculiaridad: recibirá la Medalla de Oro del festival Guitar BCN. "Una sorpresa", reconoce. "Me alegra recibir esa distinción en Barcelona, mi primera ciudad española", comenta, si bien dice no sentirse "un músico en el sentido integral del término" y relativiza su talento con la guitarra "viniendo de la tierra de Gilberto Gil, Djavan, João Bosco, Dori Caymmi y João Gilberto". Esa tibieza la dirige al conjunto de su obra. "Nada de lo que he hecho me ha dejado plenamente satisfecho", asegura Caetano Veloso. "Hay muchos lugares a los que me gustaría ir musicalmente y ya no sé si llegaré a alcanzarlos".

0 Comentarios
cargando