Aramburu y Cabré, baño de masas

Fernando Aramburu, en  Barcelona, en la presentación de su novela ’Patria’. 

Fernando Aramburu, en  Barcelona, en la presentación de su novela ’Patria’.  / DANNY CAMINAL

4
Se lee en minutos
ELENA HEVIA / BARCELONA

Estrenarse en Sant Jordi y hacerlo por la puerta grande. Fernando Aramburu jamás había participado en la ‘diada’ con sus libros y muy posiblemente si lo hubiera hecho no habría tenido las colas de lectores a las que se enfrentó este domingo. Fue el rey de la jornada. Ocho meses encaramada a las listas de los más vendidos lleva su novela, ‘Patria’, aunque eso podría haber jugado en su contra, por lo que respecta a las ventas, pero no ha sido así. Lo cierto es que a lo largo de todo el día muchos de sus lectores se quedaron sin firma sencillamente porque el autor tenía que trasladarse a un nuevo puesto y a una cola aún más larga. “’Patria’ me ha dado muchos lectores, eso lo constato. Me ha hecho tan conocido que empiezan a reconocerme por la calle, algo que jamás me había pasado”, asegura en el trayecto que va de un puesto a otro.

Preocupado por la tardanza en su cita con los lectores (la muchedumbre no le deja avanzar) el escritor no acusa el posible agobio en esta zambullida en multitudes que le ha deparado una novela que le llega ya maduro, a los 57 años y con nueve novelas a sus espaldas. “Estoy convencido de que si esto me ocurre a los 22 años no habría podido gestionarlo”. Sabe que va a tenerle que dedicar todavía mucho espacio mental a esta novela que le ha dado una visibilidad insólita hata el momento. “Pero acabaré por desprenderme de ella, eso lo sé, y lo mejor para que eso ocurra es escribir una nueva novela después de esta”.

AGOTADO

Jaume Cabré suele huir de las multitudes, pero por una vez y sin que sirva de precedente se ha prestado a firmar tan solo durante una hora su último libro, los relatos 'Quan arriba la penombra'. O eso creía él porque al final el asunto se ha desbordado, como tantas cosas en este día, y ha acabado atendiendo a sus lectores durante hora y media. “¿Qué como estoy? Estoy muy cansado pero contento. Sé que ha habido gente que ha esperado horas y aunque el contacto en Sant Jordi necesariamente acaba siendo minimalista, lo cierto es que se agradece”. Tan agotado se muestra que ni siquiera recordaba que hoy se jugaba el Madrid–Barça.

CÁLIDO

RICARD FADRIQUE

David Trueba, en la jornada de Sant Jordi, este domingo. 

Entre los lectores de David Trueba, hay muchos que se acercana al autor para contarles sus raíces en la 'Tierra de Campos' una de las zonas más despobladas de Castilla León y título de su nueva novela. Trueba hace sus dedicatorias a conciencia con una preciosa letra y una disposición de letra muy estudiada. Cálido, pregunta interesado a cada uno y la gente le cuenta su vida: que si conquistó a su marido italiano, Gianluca, con sus novelas, que si el libro es para mi madre que nació precisamente allí. “Eso es parte del pequeño orgullo de la gente que quiere esa tierra pero se vio obligado a trasladarse a la gran ciudad y me gusta que sea así porque de eso precisamente va mi novela”.

MOLESTO

Noticias relacionadas

Varios mosqueteros de la literatura de muy distinto pelaje se disputan una mesa un tanto pequeña para acogerlos a todos. Entre ellos, Enrique Vila-Matas Javier Cercas firman manteniendo los codos cerca del cuerpo porque si no se meten en el terreno del otro. A Vila-Matas le llevan novelas antiguos y también, claro está, ‘Mac y su contratiempo’, su nuevo trabajo. Pese a las satisfacciones que le dan sus fieles lectores le molesta tener que prestarse a esta exposición, en la que sempiternamente no se hacen distingos entre libros no literarios impulsados por la única voluntad de vender y los que sí tienen esa voluntad. “El otro día participé con el escritor nigeriano-estadounidense Teju Cole en un diálogo de Sant Jordi y me molesta que siendo un escritor excelente tenga tan pocos lectores”. Es decir, que la buena literatura poco o nada tiene que ver con las ventas.

EXULTANTE

Algo más tarde, Cercas estalla de satisfacción por lo que le ha traido el día y su novela ‘El monarca de las sombras’. “Sant Jordi es un día maravilloso y soy capaz de pelearme con quien diga lo contrario. Me gusta porque han sido los ciudadanos los que lo han hecho grande. No hay nada comparable en el mundo”. Sin embargo, la emoción no le impide ver la contra del día, el hecho que se establezca una competición y el día se salde con un palmarés. Tanto vendes tanto vales. “Eso me parece mal, se equivoca el que pregunte quién ha ‘ganado’ en Sant Jordi”.

El libro que regaló Soraya 

‘La parte inventada’ es una novela que acabó convirtiendose  en un regalo algo envenenado y pre Sant Jordi de Soraya Saenz de Santamaría a Oriol Junqueras. Su autor, el escritor argentino radicado en Barcelona desde hace 20 años Rodrigo Fresán, tuvo noticia del asunto cuando su hijo le anunció que en la tele salía la portada de su libro. La pequeña historia quiere que el niño considere que la portada es suya porque en ella aparece uno de sus juguetes, Mr. Trip. Ayer Fresán se tomaba el asunto con humor sin querer añadir ningún comentario al tema, porque nada tiene que ver ni con la vicepresidenta ni con el presidente de Esquerra.  Lo que sí puede decir es que su amiga la librera y escritora Silvana Vogt le ha anunciado  que  muchos lectores se han aprestado a comprar la segunda parte de esta trilogía, y novedad de este año,  ‘La parte soñada’  con la intención de hacérsela llegar a Santamaría.