Ir a contenido

Yasmina Reza, pregonera

La autora presenta su nueva novela, 'Babilonia', y es protagonista del acto inaugural de Sant Jordi

ELENA HEVIA / BARCELONA

Yasmina Reza, en el Saló de Cent del Ayuntamiento. 

Yasmina Reza, en el Saló de Cent del Ayuntamiento.  / FERRAN SENDRA

Yasmina Reza recibe parabienes con todo lo que aborda. Con esas obras que con apenas unos pocos mimbres y mucho saber escénico brindan lucimiento a grandes actores, y ahí está 'Arte' para demostrarlo, o las novelas 'Felices los felices' y esta 'Babilonia' (Anagrama) que ahora trae bajo el brazo y en la que habla de los que suelen hablar sus obras: de la violencia secreta que se oculta bajo el discreto encanto de la burguesía y, claro, si la burguesía es parisina todavía tiene más encanto.

La tarde del jueves en el Saló de Cent del Ayuntamiento Reza habló con el director teatral Xavier Albertí en un acto, que sus organizadores insisten en seguir llamando El Pregó de la Lectura aunque de facto sea una distendida conversación, animada con unas cuantas lecturas (servidas por Sílvia Bel y David Selvas). Entre el público hubo que destacar la presencia del editor Jorge Herralde, que ha vuelto a la vida activa después de cinco meses de recuperación de una lesión ósea.

Reza, a la que no le gusta intelectualizar demasiado su trabajo, le gustó particularmente el retrato con el que Albertí definió su literatura, un intento de darle voz a ciudadanos normales que no intentan reflexionar intelectualmente sobre lo que hacen y que no creen en el poder. “Es verdad, no me interesan los grandes temas”, dijo.

EXPLOSIONES VIOLENTAS

Horas antes, por la mañana, en un encuentro con la prensa, Reza redondeó esta idea que hace que sus personajes normales pasen explosivamente de la civilización a la barbaríe (véase 'Un dios salvaje'). “Creo que la civilización se detiene allí donde se detienen los nervios. Hemos hecho un pacto social para ser amables o no robar y eso conforma nuestra ética, pero todo puede cambiar en un momento. Eso es lo que me interesa”.

A sus 57 años, y a punto de cumplir 58 en mayo, podría parecer que el tema le preocupa bastante a esta mujer a la que es muy difícil fotografiar, rara vez se deja, y que escribe cosas como esta en ‘Babilonia’: "¿Cómo es posible? Una chica hace las mil y una con la cabeza bien alta y pintarrajeada y de repente le da por tener 60 años”. Pero no, no se siente concernida. “Yo no me siento mayor pero respecto a esa cuestión no soy sabia”.

ELECCIONES FRANCESAS

El viaje a Barcelona desde París ha sido más bien relámpago. Reza no firmará el domingo en Sant Jordi, algo que le hubiera gustado, porque su deber de ciudadana le llevará a votar en estas elecciones que tienen un gran valor simbólico para toda Europa, por el temor ante el posible ascenso del Frente Nacional. “Las elecciones francesas serán un ejercicio democrático sensacional porque todo puede pasar. Todos los candidatos están muy igualados y por lo que parece Marine Le Pen no será elegida, pero no hay que dar nada por sentado porque los analistas tampoco previeron a Trump o el Brexit”.

En las presidenciales del 2007 la autora decidió convertirse en la sombra de Nicolas Sarkozy y escribir sobre la campaña electoral del futuro presidente. La escritora no quiere jugar a la posibilidad de hacer hoy algo parecido con alguno de los contendientes Macron, Mélenchon, Fillon o Le Pen. “Sarkozy era un gran candidato cuando yo escribí aquel libro y todo el mundo, tanto la derecha como la izquierda, tenían puestas sus esperanzas en él. Creo que ahora no hay nada que se le pueda comparar. Y claro, tengo que añadir que esas esperanzas se hicieron añicos muy pronto con su Gobierno y provocaron una gran decepción. También ha sido decepcionante con Hollande. El resultado de todo esto es que la palabra política se ha desacreditado”. Esa reflexión le sirve para defender a los votantes, al pueblo francés: "Es fácil decir que la mitad de los franceses son fascistas o extremistas de derecha, creo que sencillamente se sienten abandonados por los políticos". 

Unas vísperas animadas 

Este jueves, con Teju Cole y Enrique Vila-Matas, ha empezado el breve ciclos de conversaciones entre autores llegados a Barcelona con motivo de Sant Jordi y escritores locales que el Institut de Cultura de Barcelona ha creado este año como experiencia piloto. Los Diàlegs de Sant Jordi prosiguem este viernes con tres encuentros en el auditorio del Disseny Hub de Glòries: Petros Márkaris y Francesc Serés (17 h.), Lionel Shriver y Empar Moliner (19 h.) y Siri Hustvedt y Gabriela Wiener (21 h.).

También este viernes, a las 13 h., se inaugurará el Any Palau i Fabre con la colocación de una placa en su casa de Barcelona (Bruc, 99).  Perejaume, Jordi Coca y Dolors Miquel, entre otros,  leerán textos del homenajeado.

Y el sábado se celebrarápor primera vez, a las 21 h. en el Born, la Nit del Drac, con homenajes a Josep Palau i Fabre, Joan Fuster, Prudenci Bertrana, Aurora Bertrana, Màrius Torres, Carles Soldevila y Josep Vicenç Foix.

0 Comentarios
cargando