Ir a contenido

Túrnez & Sesé, el culto a la esencia

El dúo celebró su 15º aniversario desplegando su delicado repertorio de adaptaciones poéticas, arropado por voces invitadas, en el cierre de Barnasants

Jordi Bianciotto

Daniel Sesé, con la guitarra, y Xavi Túrnez, durante el concierto del viernes en el Luz de Gas.

Daniel Sesé, con la guitarra, y Xavi Túrnez, durante el concierto del viernes en el Luz de Gas. / FERRAN SENDRA

El dúo Túrnez & Sesé celebró este viernes su 15º aniversario en Luz de Gas, 15 años de una dedicación pura a un ideal de canción poética heredero de una tradición. Tipos austeros, el cantante y el guitarrista vistieron por una vez su repertorio con ropas de fiesta y lo compartieron con un buen desfile de amigos en la noche de cierre de la 22º edición de Barnasants.

Es la simbiosis total con el material poético lo que alimenta la voz de Xavi Túrnez, dotada de la serena actitud de un rapsoda de la cultura clásica, con un mesurado punto de arrebatamiento, y las músicas de Daniel Sesé, sensibles sin ser sensibleras, no pendientes del impacto de un estribillo sino que tienden a establecer suaves cauces melódicos por donde transcurre el río de palabras. Textos como los de Desideri Lombarte, su primer poeta, en 'Les bruixes', vigorosamente compartida con Montse Castellà.

SENTIMIENTOS COMPARTIDOS

Los invitados celebraron complicidades y sumaron acentos: enfático el de Miquel Pujadó en 'Rondalla del caçador', de Jordi Guardans; de una emotiva solemnidad, el de Josep Tero en 'Molt lluny d’aquí', de Màrius Torres. Precisas expresiones de sentimiento, las de Sílvia Comes y Rusó Sala, y un Enric Hernàez que "como los grandes, canta con todo su cuerpo". Canciones de una delicadeza que puede llegar a herir, como 'Rondalla del transvestit', que abordó con luminosidad la violinista, Laia Rius, y ese 'Ara vindrà', de nuevo Lombarte, tocado por el "timbre eternamente joven" de Jordi Batiste. Una 'Tardor benigna' (Carner) con Albert Fibla, cantautor "que no desafina aunque le estén haciendo cosquillas".

Túrnez & Sesé fueron esta vez un sexteto, con bajo eléctrico y batería, dando un poco más de consistencia corpórea a esas piezas de tacto lírico, acaso inspiradas por recónditos hados. Música con poca cuota de pantalla en estos días, "invisible pero imprescindible", defendió Joan Isaac antes de fundirse con Carner en ‘Cançoneta incerta’. Trovadores quizá ocultos pero con buenos amigos que les arroparon al cerrar con 'Als companys', de Ovidi Montllor, en una imagen final de plenitud. "Només per aquest fruit / jo donaria la vida".

0 Comentarios
cargando