01 abr 2020

Ir a contenido

ENTREVISTA

Ramon Mirabet: "Cuando no sabes nada solo puedes aprender"

El cantante actúa este jueves en Razzmatazz, donde presenció su primer concierto, para presentar el disco 'Home is where the heart is'

Marta Cervera

Ramon Mirabet: "Cuando no sabes nada solo puedes aprender"

RICARD FADRIQUE

Ramon Mirabet (Sant Feliu de Llobregat, 1974), autor de dos discos, actúa en Razzmatazz este jueves. Será un concierto especial, explica, pues en ese mismo escenario, cuando se llamaba Zeleste, presenció su primer concierto sin compañía familiar.

¿Qué representa tocar en Razzmatazz? En realidad conocí esta sala cuando se llamaba Zeleste. Fui a ver a The Offspring con un amigo. Yo tendría unos 14 años y fue el primer concierto al que mis padres me dejaron ir solo, sin ellos. Estuvo muy bien y hasta salimos hablando con ellos cuando acabó. Me gusta ese tipo de concierto grande pero a la vez cercano que ofrece este tipo de sala.

¿Ambiciona tocar en locales de mayor capacidad? Me gusta la cercanía. Lo de locales más grandes es algo que no me planteo. Me gusta ir poco a poco, paso a paso, y disfrutar del camino. No tengo prisa por llegar a ningún sitio. Espero ver crecer mi público de forma natural y llegar todo lo alto que pueda.

¿Cómo? Siempre he sido yo mismo. No tengo estudios musicales. He aprendido a tocar y a cantar escuchando música, viajando y a través de mis vivencias. Cuando no sabes nada solo puedes aprender. Y no he parado. Sigo en ello. Siento que me queda mucho por aprender para tener más tablas y ganar en seguridad.

Algo habrá ayudado haber editado dos discos. Noto que ahora me entiendo mejor. A la hora de interpretar puedo dejarme llevar y ser tal como soy. Pero tengo la sensación de que todavía no he llegado a mi tope. Me gustan muchas cosas. Mis dos primeros discos siguen una línea pero no descarto cosas distintas en el futuro.

¿Piensa ya en el próximo disco? 'Home is where the heart is' salió hace un año y todavía lo estoy disfrutando. Voy con una banda compuesta por músicos que vienen del mundo del jazz y disfruto de cada concierto. Cada actuación es muy dinámica y diferente. Vamos cambiando y tocando los temas de forma diferente.

Se le nota satisfecho. Empecé a tocar para tener unas vivencias. Uno puede conquistar una montaña en helicóptero o a pie. La experiencia será distinta según como lo hagas. A mí me interesa plantar una semilla y ver cómo germina. En mi primer concierto en Reus hace dos años había 70 personas y la última vez fueron 500. En Madrid pasé de tener 35 espectadores a 200 y 800 en mi última actuación. Eso es bonito.