OTROS ESCENARIOS POSIBLES

Tenemos nueva jefa en Nou Barris

El festival 9B In Black acogió una velada de primerísimo nivel en Can Basté con la portentosa Monique Makon y Alma Afrobeat Ensemble

El festival 9B In Black acogió una velada de primerísimo nivel en Can Basté con la portentosa Monique Makon y Alma Afrobeat Ensemble.

El festival 9B In Black acogió una velada de primerísimo nivel en Can Basté con la portentosa Monique Makon y Alma Afrobeat Ensemble.

3
Se lee en minutos
Nando Cruz
Nando Cruz

Periodista

ver +

El festival 9B In Black se celebra desde el 2011 en distintos espacios de Nou Barris. No es solo encomiable por programar música negra en el distrito (¡y músicos negros!), sino por ser el fruto de la cooperación entre varios equipamientos de la zona: el Ateneu Popular de Nou Barris, el Casal de Barri de la Prosperitat, el Casal de Joves de la Prosperitat, el Kasal de Joves Roquetes y el centro cívico Can Basté. La suma de esfuerzos de las cinco entidades, y un presupuesto de apenas 3.000 euros, dan forma a un proyecto común y comunitario que este año celebró su concierto central en el remodelado salón de actos de Can Basté.

Para programar una velada de altísimo nivel no había que ir a buscar muy lejos. Un secreto a voces circula desde hace un año por el distrito: dicen que en Roquetes hay una chica de voz prodigiosa. Se refieren a Monique Makon. La cantante de familia camerunesa modula su portentosa voz con suma habilidad y aunque es tan joven que cuando murió su admirada Amy Winehouse ella solo tenía 13 años, debió de perder la vergüenza hace ya mucho tiempo. Arropada por su banda, los Soul Titoos, parece que lleve décadas defendiendo sus versiones de Al Green, Stevie Wonder, Bill Withers, Nina Simone y la citada Winehouse.

CADENA DE TONTAINAS

“Esta canción se llama ‘Cadena de tontainas’”, anuncia Monique. Se refiere al ‘Chain of fools’ de Aretha Franklin. Su coloquial traducción da buena idea del desparpajo con que se maneja en escena. “Cuando yo diga ‘chain chain chain’, vosotros decís ‘chain chain chain’”, manda la jefa. El público obedece. Muchos son amigos del barrio. Algunos tocan en Mosqueperras, un grupo de punk de Roquetes. Aquí pesa más la amistad que las preferencias musicales.

Makon y sus Soul Titoos abordan el ‘If ain’t got you’ de Alicia Keys. Es un Himalaya vocal. Se nota en su expresión que la partitura es exigente y que aún está buscando el modo de encararla, pero el reto alimenta su motivación. Supera la última estrofa con soltura y se lanza al último estribillo henchida de orgullo. Esta vez su voz sacudirá las paredes centenarias de la iglesia de Santa Eulàlia de Vilapicina. Monique se ha emocionado levemente. ¿Y quién no?

Si Monique Makon era una triunfal apuesta del 9B In Black por la música negra de proximidad, algo similar cabría decir de DJ Nassim. Este veinteañero pilota el programa Jazz2Jazz en Radio Linea 4 del barrio de la Prosperitat y lo mismo pincha una gozosa cara b de Nina Dunn, desconocida artista de música disco de Quebec, que desempolva al colectivo Brooklynn Funk Essentials.

BENDITOS PROBLEMAS DE SONIDO

Hoy el técnico de sonido suda más de la cuenta. Alma Afrobeat Ensemble está a punto de salir a escena. Son nueve músicos, pero el problema no será la falta de espacio en el escenario sino que justamente hoy estrenan equipo de sonido. Bendito problema, pensarán los responsables de Can Basté, que desde 2006 impulsan El Generador, un escaparate para cientos de bandas del barrio.

Hace media hora, el nigeriano Joe Psalmist iba vestido de calle, pero ahora, enfundado en su túnica blanca, se ha transformado en una culebra del afrobeat. En la formación hay músicos de Madrid, de Chicago y de Perú. ¡En la sección de vientos hay un fagot! Pocas veces se habrá visto en Nou Barris una locomotora del ritmo como esta. El nigeriano maquinista reparte instrumentos de percusión entre el público. Más madera, más ritmo, más fiesta.

Noticias relacionadas

“Esta es una sala de puta madre. Espero que la apreciéis porque no hay muchas como esta en Barcelona”, proclama el guitarrista Aaron Feder. Antes de despedirse, el ensemble inmortalizará la velada mediante una selfi con el público de fondo. Los espectadores que saldrán más cerca en la foto serán Monique y un puñado de amigos del Kasal de Joves de Roquetes.

DJ Nassim vuelve a la carga con su camiseta de Quincy Jones y su pelo afro. Esta vez viene en son de fiesta. Algo falla y el sonido es engullido por las fuerzas del mal. El público que no ha salido a tomar el aire, en vez de abuchearlo, se acerca y se pone a bailar enloquecido para que supere mejor el mal trago. Son las dos y media de la madrugada. Sigue la fiesta en Can Basté.