Ir a contenido

EL CULEBRÓN DEL GALARDÓN

La Academia Sueca entrega el Nobel a Bob Dylan en privado

Sara Danius, secretaria permanente de la Academia Sueca, confirmó la discreta reunión, sin cámaras, con el cantautor, que ha actuado en Estocolmo

EL PERIÓDICO / ESTOCOLMO

Sara Danius entra al concierto de Bob Dylan en Estocolmo.

Sara Danius entra al concierto de Bob Dylan en Estocolmo. / AP / JOHAN NILSSON

Tipo huraño y esquivo por naturaleza, Bob Dylan declinó viajar a Estocolmo el pasado 10 de diciembre para recoger el diploma y la medalla que acreditaban su premio Nobel de Literatura. El cantautor había sido galardonado dos meses antes por la Academia Sueca por crear «nuevas expresiones poéticas dentro de la gran tradición de la canción estadounidense», pero nadie había podido ver a Dylan en Estocolmo hasta este mismo sábado: el bardo de Duluth ha ofrecido un concierto en el Waterfront de la capital sueca (que repetirá el domingo) y, aprovechando su presencia, debía recibir a una delegación de la Academia para que le hiciera entrega del galardón sin la presencia de las cámaras, en un acto «pequeño e íntimo», según lo había definido su secretaria permanente, Sara Danius.

La propia secretaria, que había sido vista entrando al recinto musical  con una localidad en la mano, y su predecesor en el cargo, Horace Engdahl, confirmaron anoche a la televisión sueca pública SVT la entrega del premio, poniendo fin a meses de intriga. El penúltimo episodio del culebrón había tenido lugar el martes pasado, cuando Danius informó en su blog de que no habían hablado con el músico en los últimos meses y recordaba que la conferencia de recepción del premio debía celebrarse a más tardar el 10 de junio. Un día después, Danius colgaba en el mismo blog un post titulado: "Buenas noticias sobre Dylan", en el que explicaba que la Academia iría a uno de los dos conciertos del cantautor en Estocolmo. Habían acordado darle el diploma y la medalla sin presencia de los medios de comunicación.

Era el deseo del estadounidense y la Academia, que lo había aceptado, señalaba que esperaba recibir más adelante el discurso de aceptación del premio grabado, algo que ya se había hecho en otras ocasiones. La última fue Alice Munro en el 2013, destacaba Danius, sin precisar que la escritora estadounidense, que tenía 82 años cuando fue premiada, no viajó a Estocolmo por motivos de salud y envió a una de sus hijas, Jenny, a recoger el galardón.

La elección de Dylan como premio Nobel ya despertó polémica desde el primer momento, al ser la primera vez que se premiaba a un cantautor. La Academia sueca intentó contactar con él sin éxito y uno de sus miembros, el escritor Per Wästberg, lo llegó a calificar de "rudo" y "arrogante", aunque la institución se desmarcó más tarde de esas palabras.

Quince días después de ser premiado, Dylan aceptó el Nobel y agradeció un premio que le había dejado «sin palabras». A mediados de noviembre, sin embargo, la Academia avanzó que el bardo no estaría en la ceremonia de entrega, prevista para el 10 de diciembre.

ACTUACIÓN DE PATTI SMITH

«Él desearía poder recoger el premio en persona, pero otros compromisos lo hacen imposible», afirmó la institución sueca. Poco después, Dylan rechazó también la invitación de Barack Obama para asistir en la Casa Blanca a una ceremonia de homenaje a los ganadores estadounidenses del Nobel.

En diciembre, Dylan envió finalmente un discurso de agradecimiento que fue leído por la embajadora de Estados Unidos en Suecia en el banquete de honor a los galardonados. En una emocionante actuación, la cantautora Patti Smith interpretó en la ceremonia de entrega de los premios el tema 'A hard rain’s a-gonna fall', compuesta por Dylan en 1963.