Ir a contenido

Antonio Banderas: "Sufrí un infarto, pero he tenido suerte"

El actor malagueño confiesa que desde el "aviso de salud" ya no es un adicto al trabajo

Olga Pereda

Antonio Banderas y su novia Nicole Kimpel, a su llegada al teatro Cervantes de Málaga.

Antonio Banderas y su novia Nicole Kimpel, a su llegada al teatro Cervantes de Málaga. / REUTERS / JON NAZCA

El festival de Málaga acaba de cumplir “un sueño”, entregar a Antonio Banderas una Biznaga honorífica. Horas antes de recibirla, el actor malagueño ha comparecido ante la prensa y ha confesado con naturalidad que los problemas de salud que sufrió en enero (recogido con cierta alarma por medios de comunicación nacionales e internacionales) se debieron a un infarto. “El 26 de enero sufrí un infarto, pero tuve suerte”, ha explicado la estrella de Hollywood. “Me volví adicto al trabajo, pero después del aviso de salud la posibilidad de regresar a mi tierra es muy posible”, ha añadido en referencia a dejar su actual vida nómada -con un pie en EEUU y otro en Europa- y establecerse en la casa que acaba de comprarse en el centro de su ciudad natal. "Le he metido una paliza importante a la patata en los últimos 37 años. Crucé el Atlántico siete veces en un año. Pero ahora me encuentro muy bien y con ganas de volver».

CRÍTICAS A TRUMP

Respecto a su país de acogida, EEUU, Banderas ha insistido en lo que muchos colegas sostienen: que Donald Trump es un daño para Hollywood y que, además, el presidente estadounidense no lo esconde. De hecho, la fiesta paralela que organizó el polémico mandatario la noche de los premios Oscar fue “un gesto de desprecio”. “Resulta difícil pensar que va a estar cuatro años en el poder. Pero ahí está. Lo que da más miedo es por qué han votado a Trump los que lo han hecho. Hay un desencanto general en el mundo y parece que estamos viviendo una especie de salto al vacío que no entendemos mucho”.

LA EDAD Y LA BARBA

Respecto a su Biznaga de honor, el actor, productor y director -de 56 años- aseguró que los premios empiezan a justificarse porque “los 60 están a la vuelta de la esquina y la barba me delata”. Banderas ya tiene el Donostia del festival de San Sebastián y la Espiga de honor de la Semana Internacional de Cine de Valladolid. El homenajeado ha insistido en que el festival de Málaga -que cumple 20 años- no le debe nada. Más bien al contrario. "Se ha hecho mayor. Soy yo el que le está agradecido, por la paciencia que ha tenido conmigo. Me gustaría haber estado más cerca», ha explicado tras elogiar la decisión de la organización de ampliar la sección oficial a concurso al cine de América Latina.

A pesar de tener en mente una vida un poco más relajada, el chico Almodóvar ('La piel que habito', 'Átame', 'Matador') ha admitido que tiene ganas de dirigir otra película. “Tras 102 filmes ya sé cómo son los rodajes”. Ahora mismo está enfrascado -lo lleva unos cuantos años porque el proyecto no termina de salir adelante por complicados problemas legales- en la nueva película de Carlos Saura, '33 días', la crónica del febril proceso de creación del 'Guernica' de Picasso.