Ir a contenido

Yo mi me

Jaume Subirana

Yo mi me

DANNY CAMINAL

Como se acerca Sant Jordi, hoy les hablaré de mi libro. Bien, de mis libros. Porque he publicado un par, no crean. El problema es que si el elemento distintivo del gremio literario es escribir y publicar libros, hemos dejado de ser un gremio, o hemos dejado de ser distintos. ¿Quién no publica libros, hoy? ¿Pero ustedes conducen un taxi, operan articulaciones o preparan nóminas, además de hacer su trabajo? Pues con los libros sí que se puede hacer, porque escribirlos es muy fácil, por lo que parece. La cuestión, hoy, no es escribir (como decíamos, eso lo hace cualquiera); ahora lo importante es conseguir que se hable de tu libro y, con un poco de suerte, que se venda.

¿Quién no publica hoy un libro? La cuestión hoy no es escribir sino que hablen de ti. Y los editores quieren autores que vengan con la promoción ya hecha

Por esto, en época de crisis endémica, los editores, agotados por la dictadura del Excel, rezan no para que el autor ayude, sino para que les haga la promoción. Por un lado no hay dinero para gastar en márketing, y por el otro se ha descubierto el Eldorado de la promoción digital. Resultado: a los editores les gustan los más autores que ya vengan con la promoción hecha (porque salen en los medios, o porque son los medios) y/o que se la hagan ellos mismos. Antes de leer cualquier original, el número de seguidores en Twitter o Facebook ya habla del escritor a los posibles contratadores. Yo, que soy fan de Twitter, estos meses pre-Sant Jordi lo pongo todo entre paréntesis: mi TL es un festival de la autopromoción en el que escritores, editores, libreros y amigos y conocidos de los unos y de los otros se desloman (nos deslomamos) por colocar una pequeña cuña del libro de turno, que indefectiblemente no se parece a ningún otro.

Vaya, les he dicho que hablaría de mis libros y se me acaba el espacio. Son una antología temática de versos y un dietario. El tipo de cosas que hace sesenta años ya hacía Marià Manent . El otro día, sin que viniera al caso, me puse a reír solo imaginando a Manent haciendo de 'community manager'. ¡Menudo fracaso! Y qué gran escritor era. Pero si de lo que se trata es de un concurso de multiplicadores de ego quizá convendrá más correr por encima de todo esto el piadoso velo de Maya.