Ir a contenido

10 canciones que modelaron el rock'n'roll

Rafael Tapounet

Chuck Berry actúa durante el concierto de celebración de su 60 cumpleaños, en 1986, en el teatro Fox de St. Louis.

Chuck Berry actúa durante el concierto de celebración de su 60 cumpleaños, en 1986, en el teatro Fox de St. Louis. / James A Finley / AP

Reducir a solo 10 títulos la apabullante lista de canciones incontestables que llevan la firma de Chuck Berry es una tarea prácticamente imposible. Y frustrante. En este 'top ten' han quedado fuera clásicos como 'School days', 'Little Queenie', 'Around and around', 'You never can tell', 'Back in the USA', 'Brown eyed handsome man', 'Nadine', 'Come on', 'Promised land', 'Let it rock', 'Havana moon', 'My ding-a-ling', 'Run Rudolph run' y varias decenas más. Piezas que justifican por sí solas una carrera.  

1. JOHNNY B. GOODE (1958)

Si el rock'n'roll tiene un himno, es este. A partir de un personaje de indudable perfil autobiográfico (un chico de color que toca la guitarra llega a la ciudad con una mano delante y una detrás y acaba viendo su nombre escrito en luces de neón), Berry construye el relato definitivo sobre el rock como vía para alcanzar fama y riqueza. El riff de guitarra que introduce la canción explica mejor que todas las enciclopedias del mundo qué es el rock'n'roll. Que se lo pregunten a Marty Mc Fly.


2. SWEET LITTLE SIXTEEN (1958)

Una irresistible llamada a la juventud americana a enrolarse en las filas del rock'n'roll, aquí personificado en esa belleza menor de edad con la que "todos los chavales quieren bailar". Los Beach Boys pillaron la canción, cambiaron el baile por el surf y la lanzaron como una composición propia con el título de 'Surfin' USA'. Berry los llevó a los tribunales y logró que su nombre figurara como coautor.


3. ROLL OVER BEETHOVEN (1956)

"Date la vuelta, Beethoven, y dale la noticia a Tchaikovsky". Chuck Berry anuncia el advenimiento de la era rock de un modo tan brillante como insolente. Concebida en principio como una advertencia a su hermana Lucy, que monopolizaba el piano familiar ensayando sus partituras clásicas, la canción ha adquirido estatus de manifiesto definitivo. Así lo entendieron los Beatles, que incluyeron una respetuosa versión en su segundo álbum.


4. MAYBELLENE (1955)

La piedra fundacional. El primer 'single' de Chuck Berry inventó literalmente no solo un sonido, sino también un lenguaje y una temática (aquí nace el cliché del rock'n'roll como una música sobre "coches y chicas"). La mezcla de blues urbano y country hillbilly (la melodía está inspirada en una canción del siglo XIX popularizada en los años 30 por Bob Wills and His Texas Playboys) asfaltó el camino para todas las generaciones de guitarristas que vinieron después.


5. TOO MUCH MONKEY BUSINESS (1956)

"Me di cuenta de que necesitaría más de cien versos para poder describir los principales asuntos que agobian a la gente", escribió Berry en su autobiografía. La escuela, el trabajo, las compras, las citas, las facturas, las guerras..., todo son complicaciones. La brillante solución fue encapsular todas esos dolores de cabeza en una enumeración proto-rap que no solo deslumbró a las bandas de la 'british invasion', sino que sirvió de modelo a Bob Dylan para su 'Subterranean homesick blues'.


6. CAROL (1958)

Otro 'riff' legendario para introducir una ambigua admonición a una jovencita inspirada en la hija adolescente de una de sus amantes. Las descripciones tanto de la escuela como del club al que van los protagonistas resultan de una vividez deslumbrante. Quedan para el recuerdo la tensa discusión que Berry y Keith Richards mantienen sobre la introducción de 'Carol' en el documental 'Hail! Hail! Rock'n'roll' y una accidentada aparición televisiva (ver vídeo) que pone sobre la mesa los problemas de componer canciones tan similares.


7. YOU CAN'T CATCH ME (1956)

John Lennon tomó prestado de aquí algo más que unos versos para componer el 'Come together' de los Beatles (lo que dio lugar a un largo y enojoso pleito que solo se resolvió cuando Lennon se avino a grabar una versión de... 'You can't catch me'). Aparentemente, la canción se limita a celebrar las virtudes de un coche rápido, pero el mensaje subyacente es toda una declaración de independencia juvenil.


8. MEMPHIS, TENNESSEE (1958)

Chuck Berry vuelve a jugar al equívoco. Lo que en principio parece el relato de un joven que intenta contactar con su chica por teléfono se revela como la historia de un padre que trata de comunicarse con su hija. Una de las primeras y más distinguidas incursiones del autor en una temática adulta es también una de las canciones de Berry de las que se han hecho un mayor número de versiones.


9. NO PARTICULAR PLACE TO GO (1964)

El músico escribió esta canción mientras cumplía condena en una prisión federal de Springfield, Missouri, por cruzar una frontera estatal acompañado de una chica de 14 años sobre la que no tenía tutela legal alguna. Curiosa forma de mostrar su arrepentimiento: 'No particular place to go' es un relato de amoríos adolescentes y frustración sexual. En la composición de la música, Berry no invirtió mucho esfuerzo, ya que la canción es un calco de 'School days' (1957).


10. ROCK AND ROLL MUSIC (1957)

Después de abjurar de la música clásica en 'Roll over, Beethoven', Berry anuncia el ocaso del jazz, del mambo y del tango ante la arrolladora irrupción del rock'n'roll. Y convierte sus palabras en hechos con un trepidante número en el que el piano toma el protagonismo para dibujar todas las posibilidades del nuevo ritmo. Un alegato apasionado que los Beatles también hicieron suyo y con el que los Beach Boys obtuvieron un éxito menor.

   

Temas: Música

0 Comentarios
cargando