Ir a contenido

CRÍTICA DE CINE

'Locas de alegría': en la inopia

La película de Paolo Virzi es una comedia que no divierte y una tragedia que no conmueve, emocionalmente inestable e ideológicamente descentrada

Nando Salvà

Tráiler de ’Locas de alegría’. (2016)

Situado a caballo entre el 'rip-off' de 'Thelma y Louise' (1991) y el dramón sobre madres e hijos, este relato de dos mujeres que escapan del hospital psiquiátrico en el que están ingresadas se muestra tan emocionalmente inestable e ideológicamente descentrado como sus heroínas. Mientras mantiene como de costumbre un ojo puesto en predecesores como De Sica y Gassman, el director Paolo Virzi trata de combinar la comedia y la tragedia pero ni es suficientemente divertida -a pesar del irritante histrionismo en el que permanece instalada la actriz Valeria Bruni-Tedeschi- ni logra conmover por mucho que tire de sensiblería. Y aunque finge defender la transgresión social -usando ese trillado cliché según el que, aunque víctimas de los sinsabores de la vida, los enfermos mentales son gente libre y sin ataduras morales-, al final se revela como un canto al poder balsámico y reconfortante que la familia y el hogar poseen, aunque sean putativos. 

Locas de alegría ★★

Dirección: Paolo Virzi
Con: Valeria Bruni-Tedeschi, Micaela Ramazzotti, Valentina Carnelutti, Sergio Albelli
Título original: 'La pazza joia'
Países: Italia / Francia
Duración: 118 minutos
Año: 2016
Género: Comedia dramática
Estreno: 17 de marzo del 2017

Ver película en la cartelera