26 oct 2020

Ir a contenido

ATREVIDA VERSIÓN

Hedda Gabler entra en Facebook

Pau Miró dirige a Júlia Barceló, Pau Vinyals y Pol López en una moderna y desacomplejada adaptación del clásico de Ibsen en el Lliure

MARTA CERVERA / BARCELONA

Los mensajes vuelan y las fotografías dejan constancia de nuestra historia en la era digital. El escaparete digital donde cada cual crea su nueva máscara para aparentar o eso, al menos, es lo que deja entrever la nueva versión 2.0 de 'Hedda Gabler' que llega al Lliure a partir de este miécoles y hasta el 26 de marzo.     

La Companyia Solitària, grupo teatral con alma kamikaze integrada por Pol LópezPau Vinyals y Júlia Barceló, presenta 'Filla del seu pare', una moderna y desacomplejada versión de 'Hedda Gabler' de Henrik Ibsen (1828-1906). Adaptada por Aleix Aguilà y dirigida por Pau Miró, este es el segundo texto del autor noruego que se monta el Lliure de Montjuïc después de 'L’Ànec salvatge', dirigido por Julio Manrique y programado en la Sala Fabià Puigserver.

"Aunque se mantienen los elementos de 'thriller' de la obra, los personajes están tratados de otra forma. No ofrece un retrato trágico sobre la sociedad burguesa, tiene muchos toques cómicos", ha asegurado Miró. 'Filla del seu pare' reescribe el clásico para hacer una crítica descarnada de la sociedad actual. "Todos podríamos ser Hedda Gabler', ha afirmado el director. La frustración y el vacío existencial del personaje está presente también hoy en nuestra sociedad de la era digital.   

Júlia Barceló confiesa estar "muy nerviosa" ante el reto que supone abordar el complejo personaje protagonista que da título a esta famosa obra. "Hedda Gabbler es muy psicológico y te lleva a lugares terroríficos", confiesa. Tanto ella como el resto del equipo alaban la dramaturgia de Aleix Aguilà que traslada la acción a nuestra era. "Hedda proviene de una familia brillante, ha tenido una educación rigurosa y su padre es una persona influyente. Ser su hija la ha marcado", recuerda la actriz.

APARIENCIAS Y REDES SOCIALES

Para ella, Hedda no está loca ni es malvada, podría ser cualquiera. "Se supone que tiene la vida deseada de alguien de clase alta, que se ha casado con la persona correcta, que ha hecho lo que se espera de ella", dice en relación a su matrimonio con Jorgen Tesman, que interpreta Pau Vinyals. "Pero está obsesionada por demostrar su felicidad a través de las redes sociales, por demostrar que encaja". Al final, todo eso acabará volviéndose en su contra. "Las redes sociales no te permiten olvidar. Todo queda allí, grabado para siempre", sentencia Barceló.

Cuando Ibsen estrenó esta pieza aún no se había inventado ni la televisión pero las apariencias estaban tan a la orden del día como hoy. En eso no hemos cambiado. "Hemos disfrutado con esta obra porque sus personajes te obligan a plantearte cuáles son tus miedos y tus límites", asegura Vinyals. "Constantemente se te remueve cosas con esta obra". Lo mismo opina Pol López, que encarna a Ejlert Lovborg, un antiguo amigo de Hedda y rival de Jorgen. "Mi personaje, del que todos hablan mucho antes de que se deje ver, es un ser que persigue la autenticidad. Cree ser libre y honesto pero cuando vuelve a conectar con Hedda regresan los fantasmas del pasado", dice López.  

TRES BOMBAS DE RELOJERÍA

"En la Solitària nos gusta ser kamikazes por eso nuestra 'Hedda Gabler' se plantea a través de las complejas relaciones de tres roles muy potentes que son bombas de relojería", afirma López, al que dentro volveremos a ver como protagonista de 'Hamlet', en el Lliure de Gràcia. Para él y sus compañeros esta compañía representa un espacio de libertad y experimentación donde dar rienda suelta a sus ideas y arriesgar al máximo. Así también se lo tomó Pau Miró, seleccionado por los actores para llevar adelante este proyecto estrenado en el 2015 en el festival Temporada Alta.

Para él también ha sido refrescante volver a reencontrarse con ellos. "Como compañía son muy valientes y poco académicos, digamos que no son políticamente correctos. Tienen una expresividad particular". De momento llevan siete montajes estrenados y este es el primero donde Barceló, Vinyals y López coinden juntos en escena. Esperemos que no sea el último.