26 nov 2020

Ir a contenido

NUEVE SINFONÍAS EN CUATRO DÍAS

Dudamel: "Beethoven es un terremoto de emoción"

El director venezolano ofrece la integral de las sinfonías del compositor alemán con la Orquesta Simón Bolivar en el Palau de la Música Catalana

Marta Cervera

Gustavo Dudamel, en el Palau de la Música, el pasado viernes.

Gustavo Dudamel, en el Palau de la Música, el pasado viernes. / ELISENDA PONS

El director venezolano Gustavo Dudamel (Barquisimeto, 1981) demostrará una vez más su compromiso con la música y las nuevas generaciones en el Palau de la Música Catalana. A partir de este domingo y durante cuatro tres días más ofrecerá la integral de las Sinfonías de Beethoven de forma cronológica con la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar, tremenda formación surgida de un sistema de orquestas creado en Venezuela por José Antonio Abreu para ayudar a los jóvenes a mejorar social e intelectualmente a través de la música.

Y todo ello sin partitura. No la necesita. Ha respirado música toda su vida. "De pequeño dirigía estas obras en casa con mis muñequitos", recuerda. A los 9 años su tío le regaló la partitura de la 'Quinta sinfonía'. "Seguramente es la que más habré dirigido", recordó el viernes, aprovechando la hora de comer para su encuentro con la prensa para no desaprovechar ni un solo minuto de su valioso tiempo. Dudamel, también director artístico de la Filarmónica de Los Ángeles, está considerado como el renovador de la música clásica por su capacidad para conectar con nuevos públicos. Y su fama ha ido a más tras convertirse este 2017 en el maestro más joven frente a la Sinfónica de Viena en el tradicional Concierto de Año Nuevo.

125 ANIVERSARIO DEL ORFEÓ CATALÀ

Él y sus músicos, que rondan entre los 17 y los 34 años, abren este domingo la maratón sinfónica de Beethoven con la Primera y Segunda, al mediodía (12.00 horas), y la Tercera y Cuarta, por la tarde (19.00 horas). El lunes interpretarán la Quinta y la Sexta y al día siguiente, la Séptima y Octava, siempre a las 20.30 . El miércoles, a esa misma hora, llegará el 'sprint' final con la Novena. El canto de la alegría que culmina la pieza será interpretada por las voces del Cor de Cambra del Palau y el Orfeó Català que celebra su 125 aniversario. Las formaciones acompañarán también a la Simón Bolívar con esta famosa obra cuando actúe en Madrid, al día siguiente, en el Auditorio Nacional.

Barcelona es la primera ciudad europea donde Dudamel ofrece la integral de Beethoven que después ofrecerá en el nuevo auditorio de Hamburgo, el modernísimo Elbphilarmonie, y el famoso Musikverein de Viena.

"En el caótico mundo actual lleno de conflictos e intolerancia el mensaje humanista de Beethoven todavía cobra fuerza", destacó Dudamel que comparte la misma visión que Simon Hasley, responsable musical del Orfeó Català. Ambos se conocieron hace años, cuando el venezolano era asistente de Simon Rattle en la Filarmónica de Berlín.

LIBERTAD VÍA CULTURA

"La libertad que hay que darle al pueblo es la cultura", añadió Dudamel parafraseando al escritor Miguel de Unamuno. "El arte te permite cultivar el espíritu y desarrollar tu creatividad para crear belleza. La cultura es belleza y si los jóvenes tienen acceso a ella tendremos mejores hombres y mujeres". Para él las sinfonías de Beethoven representan todo eso. "Quizá fue el genio más grande. Su evolución y revolución artística aún perdura", añade el director tras señalar la enorme influencia de su música.

"Hay muchas formas de interpretar a Beethoven y todas son válidas"

El maestro Nikolaus Harnoncourt (1929-2016) interpretó Beethoven a su manera y Willhem Fürtwängler (1886-1954), de otra completamente diferente. "Hay muchas formas de interpretar a Beethoven y todas son válidas. No existe una verdad absoluta. Lo importante es interpretar la música tal y como nosotros la entendemos su técnica, su simbolismo y cómo se expande su espíritu. Hay que respetar la tradición, nunca imitar". La universalidad del momumento sinfónico de Beethoven es brutal. "Se puede tocar en el Amazonas, la India, Japón y donde sea". Su mensaje va directo al alma. 

EXPLOSIÓN Y CREATIVIDAD

La Orquesta Simón Bolívar de Venezuela, una formación joven y llena de energía que ha crecido con esta música, apuesta por su propia versión. "Nuestro Beethoven será explosivo, lleno de creatividad y amor". Y añade: "Lo interpretamos tal y como lo sentimos, algo muy bien pensado y desarrollado a lo largo de todos estos años". No hay que olvidar que Dudamel empezó a dirigir a los músicos de esta formación cuando se creó la Orquesta Nacional Infantil a principios de los años 90. La cohesión entre ellos es maravillosa pues llevan tocado juntos desde la infancia. Y añade: "Nuestro Beethoven será 'full of life', estará lleno de vida. Será un terremoto de emoción".  

No es la primera vez que interpretan la integral en cuatro días. Hace dos semanas lo hicieron en Caracas y en el 2015 en Bogotá (Colombia). Tantas horas de música de un mismo compositor permite profundizar en las conexiones entre las sinfonías. "Es un aprendizaje gigantesco. El primer día tocamos dos conciertos y cuatro sinfonías. Supone un trabajo mental, emocional y físico. No es sencillo". 

Los conciertos se retransmitirán por Medici TV y por la web del Palau en 'streaming' 

Las entradas para esta integral, que ha sido posible gracias a la colaboración de la Obra Social La Caixa, se agotaron hace tiempo. Seiscientas personas, muchas de ellas abonadas al ciclo Palau 100, han adquirido el ciclo completo para disfrutar de principio a fin de este apasionante viaje musical. Pero la aventura puede seguirse a través de la retransmisión en 'streaming' en la web del Palau de la Música y a través de Medici TV.

IMÁN PARA NUEVOS PÚBLICOS

Dudamel, un tipo vitalista que viste de forma sencilla -va con tejanos, polo y bambas- aspira a que la música clásica llegue a todo el mundo, independientemente de la posición o edad. "La música es una. No es nueva ni vieja. Es atemporal. Aunque las piezas de Beethoven datan de hace 200 años, cada vez que las interpretas son nuevas porque cada vez suenan diferente".

Como sus maestros José Antonio Abreu, Daniel Brenboim y Claudio Abbado, Dudamel lucha contra ideas preconcebidas sobre la música clásica. ¿Cómo? "No hay que ser arrogantes. Hay que crear comunidad y acercarnos a la gente porque si no seguirán viéndonos com unas estatuas". Por ello, insiste, "es primordial transmitir que esta música es un disfrute, que sirve para vivir el momento".

Otra estrategia para arcarse a nuevos públicos ha sido establecer colaboraciones con artistas de otros estilos como Chris Martin, de Coldplay, o con el 'crooner' Tony Bennett, con quien la Filarmónica de Los Ángeles tocará este verano. En el estadio del Hollywood Bowl han llegado a reunir hasta 15.000 espectadores, comenta satisfecho. Pese a todo, en España muchos le han descubierto no por sus logros artísticos sino por ser pareja de la actriz María Valverde