Ir a contenido

ENTREVISTA

Soleá Morente: "Mi padre hizo 'Omega' para abrir una senda"

La cantante granadina, hija del desaparecido 'cantaor' Enrique Morente, presenta su primer disco en solitario, 'Tendrá que haber un camino', en El Molino

Jordi Bianciotto

Soleá Morente, fotografiada a las puertas de El Molino, donde actúa el miércoles 8.

Soleá Morente, fotografiada a las puertas de El Molino, donde actúa el miércoles 8. / RICARD CUGAT

Hace casi año y medio que salió ‘Tendrá que haber un camino’, el primer disco en solitario de Soleá Morente, y aún no se había presentado en directo en Barcelona. Corrige la anomalía el Festival del Mil·lenni, que acoge a la hija mediana de Enrique Morente este miércoles en El Molino. Un escenario con significado: ahí dio el ‘cantaor’ su último recital, en noviembre del 2010. Soleá se confiesa un poco nerviosa.

Y eso que lleva tiempo rodando el disco con la banda. Sí, pero este concierto es especial. Mi padre prácticamente se despidió aquí. Aquella vez no pude venir con él, creo que tenía un examen, y volver al cabo del tiempo para cantar es muy emocionante.

La estela de su padre sigue acompañándola: ahí está ese reciente documental sobre ‘Omega’. Sí, lo vivimos de cerca, pero hasta que no te sientas y lo ves… Te dices que vas a controlar un poquito la emoción, porque si vas a emocionarte cada vez que mencionan a tu padre, no puede ser, y aprendes a desarrollar una estrategia, pero escuchar a mi padre hablar fue muy potente. Yo estaba más acostumbrada a escucharle cantar que hablar.

El documental refleja la incomprensión que despertó ‘Omega’ en algunos ámbitos, ante la cual su padre replicaba: “habrá que molestar”. ¿Hace suya esa máxima? Va conmigo, sí, aunque no pretendo molestar a nadie, sino hacer lo que haya que hacer sin prejuicios ni miedos. Molestar sería en un sentido metafórico. Mi padre fue valiente y arriesgó. Igual pasa con Cohen o Lorca, personas que decían lo que pensaban.

En ‘Tendrá que haber un camino’ se respiran las presencias de su padre y de Cohen, y está también Lagartija Nick. ¿Un disco heredero de ‘Omega’? Sí, hay una herencia. Lagartija Nick para mí supuso el contacto con el rock independiente granadino, que yo no conocía porque me había movido más en el flamenco, aunque en casa se oía todo tipo de música: mi padre nos despertaba todos los domingos con música clásica.

¿Cree que es posible ir más allá de ‘Omega’ en el diálogo entre flamenco y rock? Creo que sí se puede porque él lo hizo para abrir una senda. Puede inspirar a otras personas a ir a otros lugares.

¿Es lo que se planteó usted con su disco? Yo no podría llegar más lejos que él, me parece, porque para mí ‘Omega’ es insuperable. Sigo investigando, escuchando músicas, siento curiosidad e incertidumbre. Me sale natural investigar en mi raíz flamenca y estudiar el cante. Ahora estoy centrada en el estudio de la granaína, todo un mundo. Escuchas la de Chacón, la de Vallejo y la Cobitos y cada una es completamente diferente sin dejar de ser el mismo cante.

Poca gente percibe esos matices. Pero al final lo importante es la emoción y la verdad que te transmite, aunque no sepas si lo que está sonando es una taranta, una soleá o un martinete.

En el disco aparece como compositora en cuatro canciones, junto a colaboradores como J (Los Planetas) y La Bien Querida. ¿Le preocupa encontrar su voz como artista? Estoy en ello y de momento estoy tranquila, aunque sé que tengo muchas cosas por hacer. A veces se me agolpan ideas, ilusiones, y hay que centrarse. Toco un poco la guitarra y el piano y los acordes que sé me sirven para hacer canciones. Con Los Evangelistas me llamó la atención cómo J convertía dos acordes y una variación en una canción. Vengo de una casa en la que, bueno, es imposible cantar mejor. Mi padre, mi hermana (Estrella)… Necesitaba un modo de expresión, y ahí en esa coyuntura he descubierto un medio en el que me puedo expresar.

¿Imagina trabajos futuros centrados en sus canciones? De momento eso no me preocupa. Me gusta el trabajo en equipo y aprender de mis compañeros. Eso es algo que va a ir conmigo. Estamos en unos tiempos que hay que unirse. Pero voy teniendo composiciones propias y no sé qué ocurrirá.

¿Habrá espacio para Paco Ibáñez en El Molino? El maestro Paco Ibáñez siempre tiene un espacio en mi corazón y en mi garganta y, por supuesto, cantaré ‘Palabras para Julia’. Él es un referente: su valentía, ese ‘menos es más’… Es a la vez el más ‘indie’ y el más tradicional.

Temas: Música

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.