Ir a contenido

CUMBRE DEL CÓMIC

Darío Adanti presenta 'Disparen al humorista'

El cofundador de 'Revista Mongolia' reflexiona sobre el valor de la parodia y el sentido del ridículo en la sociedad

Desembarca en Cornellà y Santa Coloma con nuevo libro y 'Mongolia, el musical 2.0'

Iosu de la Torre

Un obispo de Canarias que se escandaliza por la coronación de una virgen 'drag', un autobús que mezcla vulvas y penes por la gracia de Dios, como hacía Ana Botella con peras y manzanas, la Real Academia Española manteniendo que la mujer es el sexo débil y el hombre el sexo fuerte… La realidad de nuestros días es más paródica que la parodia en sí, sostiene Darío Adanti. No le falta razón al humorista, que desembarca este fin de semana en el área metropolitana de Barcelona con libro y espectáculo.

Adanti llega al Salón GRAF con un libro magníficamente editado por Astiberri: 'Disparen al humorista', un ensayo gráfico sobre los límites del humor que ya ha agotado la primera edición. Mañana dará un salto hasta Santa Coloma con 'Mongolia, el musical 2.0', con sus camaradas Edu Galán y Rapa Carballo.

Una conversación con el satiricón cofundador de 'Revista Mongolia' da para muchos titulares. Mejor disparar frases con gancho que invitan a la reflexión y la carcajada, o a la carcajada y la reflexión, que vaciar el kalasnikov como hicieron los bestias que atentaron contra 'Charlie Hebdo' ahora hace dos años.

«La derecha conservadora es tan retrógrada que parece vivir en la edad media. En los carnavales se permitía invertir la situación de poder. Los pobres se reían de los ricos, se caricaturizaba a un arzobispo con el culo al aire, se desnudaba a príncipes y princesas. Ahora, mejor no».

LA VIRGEN DE CARTAGENA

El autor de 'Disparen al humorista' sabe lo que es desatar la ira eclesiástica. En Cartagena (Murcia) casi no pudo salir del hotel por un cartel paródico sobre la virgen local. Y qué decir del cabreo de los nazarenos sevillanos por bromear con la Macarena. ¿Pasan miedo cuando medio centenar de creyentes les acorrolan? «El miedo ayuda. La tensión nos hace experimentar una catarsis en pleno espectáculo. Improvisamos más y el público se crece»

'Disparen al humorista' es un libro que da gusto abrir y saborear. Los acrílicos de Adanti han sido mimados por el editor en cada una de las entregas realizadas a lo largo de los últimos siete años.

POSTHUMOR, POSVERDAD

¿Quieren averiguar dónde están hoy el humor y los humoristas? Hay que leerlo. Especial atención a los principios fundamentales del humor que ofrece y al concepto Posthumor (no se pierdan las viñetas que ilustran esta página). Posthumor suena a nuevo por el último 'palabro' asumido por la gracia de mentirosos compulsivos como Donald Trump, la posverdad.

«El posthumor nace en el 2010, era un término que utilizaba la prensa anglosajona, inspirada por Ricky Gervais y la serie 'The office'. Me inspiro en Gervais y en sus chistes insoportables y mal contados. El posthumor es aquel chiste que incomoda por lo mal que es contado y la situación estúpida que genera. Un amigo argentino quiso resumirlo como el chiste que no hace gracia, pero no es eso», comenta entre risas.

No se lo pierdan. 

Temas: Humor Cómic

0 Comentarios
cargando