Ir a contenido

ENTREVISTA

David Summers: "Hombres G somos unos antisistema"

El grupo madrileño actúa por primera vez en el Liceu, dentro del Suite Festival, y anuncia un nuevo disco para antes del verano

Jordi Bianciotto

Hombres G anuncian un concierto antológico y singular, con éxitos y canciones inhabituales, este martes en el Liceu, dentro del Suite Festival (21.00 horas), mientras se disponen a grabar un nuevo disco. Hablamos con su cantante, bajista y compositor, David Summers.

Será su primer trabajo con material enteramente nuevo desde 'Desayuno continental', hace siete años. ¿Tanto? ¡Qué barbaridad! Pues ya teníamos ganas de grabar un disco completo, con un concepto. Entramos a grabar el día 6 y a lo mejor antes del verano puede estar en la calle, aunque queremos tener una canción sonando para Semana Santa.

Habla de concepto. ¿Cuál será? Estamos entrando en un mundo de armonías más elaboradas y serán canciones muy bonitas, cada una con su mundo. Sin perder naturalidad ni sencillez: no es que ahora queramos ser Arcade Fire. Con el sello de Hombres G.

¿Cuál es ese sello? Es difícil de explicar. Somos un grupo al que le dan lo mismo las modas y que no está pendiente de lo que hacen los demás. Nuestra premisa es que la canción tenga una melodía bonita y que, si puede ser, la letra te conmueva y te ponga los pelos de punta.

Ya llevan 15 años en su segunda vida. ¿Son unos Hombres G distintos? Hemos entendido que lo que importa no es aprender a tocar bien sino a disfrutar tocando bien. Esta segunda etapa está siendo mucho mejor, y eso que la primera fue de un éxito absurdo, un fenómeno sociológico con las niñas, las fans… Pero ahora lo saboreamos más.

¿Por qué dice que fue un éxito absurdo? Porque nadie lo esperaba, ni nosotros tampoco. Tuvimos que aprender a manejarlo intentando no volvernos locos.

David Summers

HOMBRES G

"La primera etapa fue de un éxito absurdo [...]. Nadie lo esperaba. Tuvimos que aprender a manejarlo intentando no volvernos locos"

¿Qué fibra cree que tocaron para producir aquel efecto en el público? No tengo ni idea. Quizá fuera la sinceridad, la manera de hablar… Pero todo fue casual, nada estaba previsto.

El pop español, y madrileño, de los 80 se asocia a la movida. Hombres G estaban al margen. La movida molaba mientras era un movimiento cultural pequeñito, pero de repente nosotros vendimos medio millón de discos y eso ya no encajaba. Prácticamente nos expulsaron de la movida. Castigados por vender discos. Dejaron de ponernos en la radio. Éramos los más guays hasta que empezamos a gustar a las niñas.

¿Intolerancia con los grupos de fans? ¡Y también entra la envidia! (ríe).

¿Más la envidia que un prejuicio sexista? ¿Aquello de pensar que las chicas no tienen criterio? También, sí, cuando todos los grandes artistas han tenido fans: Sinatra, Bing Crosby, Elvis, los Beatles, Michael Jackson… ¡Todos! Lógicamente.

'Dejad que las niñas se acerquen a mí' es ilustrativa. ¿Tenía 'Don’t worry baby', de los Beach Boys, en la cabeza cuando hizo la música? Reconozco que tiene cierta similitud porque yo soy muy fan de ellos y me marcaron: los Beach Boys, los Beatles, Ray Charles, Simon & Garfunkel y dos o tres más.

David Summers

HOMBRES G

"A mucha gente le debe de fastidiar que Hombres G sigamos llenando locales. Pero nos da igual, ¿eh?"

En Latinoamérica llenan recintos más grandes que en España. ¿Por qué? En México tocamos para 30.000 personas, y ahora en Estados Unidos, para 10.000 en California, Arizona o Texas. En América la pasión por la música es mayor. No hace mucho veía un homenaje a Carole King al que asistía Obama. Eso aquí sería impensable: los artistas somos 'los de la ceja', unos desgraciados. Y en México igual: allí un concierto es un concierto, no las fiestas del pueblo.

¿No se siente bien tratados en España? No, pero estamos acostumbrados. Nosotros somos unos antisistema: trabajamos de una manera independiente, no tenemos mánager, sacamos los discos con quien nos da la gana, y las giras, igual. Luego eso provoca que no nos den Premios de la Música, claro. A mucha gente le debe de fastidiar que Hombres G sigamos llenando locales. Pero, bueno, nos da igual, ¿eh?

0 Comentarios
cargando