Ir a contenido

Los Oscars de 'La La Trump'

La politización de la gala, y quizá de los premios, marca la 89ª edición, en la que el musical de Damien Chazelle parte como favorito

Idoya Noain

Los nominados a los Oscar posan para la foto de familia durante el tradicional almuerzo para los candidatos en el Hotel Beverly Hilton, de Beverly Hills. 

Los nominados a los Oscar posan para la foto de familia durante el tradicional almuerzo para los candidatos en el Hotel Beverly Hilton, de Beverly Hills.  / EFE / IMAGE GROUP LA / A.M.P.A.S.

“Imagino que los Oscar van a ser exactamente igual que tu muro de Facebook o tu Twitter. ¿Por qué ignorar durante tres horas de lo que estamos hablando las 24 horas del día?” La declaración es de Lin-Manuel Miranda, el creador del fenómeno musical de Broadway 'Hamilton', nominado en la 89 edición de los premios de la Academia de Hollywood por la canción de 'Vaiana'. Y constata lo que todo el mundo asume como inevitable: este domingo, la gala en el teatro Dolby de Los Ángeles va a ser tanto un asunto de cine como de política.

Este es el año de 'La ciudad de las estrellas (La La Land)', el musical del joven talento Damien Chazelle que abre una deliciosa puerta al escapismo, da a Hollywood la oportunidad de bañar en oro uno de esos espejos donde le gusta verse reflejado y que parte como película favorita tras igualar el récord de 14 nominaciones de 'Eva al desnudo' y 'Titanic'.

Tráiler de La ciudad de las estrellas (La La Land). (2016)

Es también el primer año en los tres últimos en que la Academia no tiene que disculparse por excluir a artistas y trabajos negros de sus principales candidaturas, aunque a Hollywood le queda enorme camino por recorrer para dar por superado el examen de la diversidad, sobre todo en lo que se refiere a otras minorías como los hispanos o a las mujeres. Pero el 2017 es también el año de los primeros Oscar de la era de Donald Trump.

“ES MOMENTO DE INVOLUCRARSE”

No se recuerda un ambiente tan políticamente tenso y cargado ni siquiera remontándose al 2003, cuando la gala se celebró en la semana en que arrancó la guerra de Irak y estuvo marcada por el discurso de Michael Moore, que al recoger su estatuilla por 'Bowling for Columbine' denunció como “ficticios” resultados electorales, presidente y las razones dadas para iniciar la contienda. Y este viernes, por ejemplo, una de las principales fiestas de los días previos a los Oscar, la que organiza la United Talent Agency, se sustituyó por una manifestación en la que participaron estrellas como Jodie Foster. “No me siento muy cómoda usando mi rostro público para el activismo”, confesó la actriz, pero “este año es muy diferente y es momento de mostrarse, de involucrarse”.

GETTY IMAGES / ALBERTO E. RODRÍGUEZ

Jodie Foster, en su intervención en la manifestación organizada por la United Talent Agency en Bevery Hills.

En el acto hubo también un videomensaje de Ashgar Farhadi, el director iraní nominado por 'El viajante', que ha desplazado como favorita en lengua extranjera a 'Toni Erdmann', y que no acudirá a la ceremonia en protesta por el veto que Trump impuso a refugiados y ciudadanos de Irán y otros seis países de mayoría musulmana, frenado por los tribunales y condenado globalmente. Y gane o no un director que ya recibió la estatuilla por 'Nader y Simin, una separación', el acto de resistencia está anunciado. Farhadi y sus compañeros de categoría han emitido un comunicado denunciando el creciente “fanatismo” en EEUU y han avisado que el galardón será dedicado a activistas, periodistas, artistas y otros “que trabajan para promover la unidad y la comprensión y que defienden la libertad de expresión y la dignidad humana, valores cuya protección es ahora más importante que nunca”.

También Sélim Azzazi, que con su corto 'Ennemis intérieurs' compite con 'Timecode', del barcelonés Juanjo Giménez, ha anunciado que si gana hablará de algo más que de cine. “No puedo no hacer un comentario”, ha avanzado el director, que se ha situado como favorito gracias a la resonancia de su historia de persecución política por motivos religiosos.

CUATRO DÉCADAS DE TRADICIÓN

Han pasado 45 años desde que, al recoger en 1972 su Oscar por 'Klute' en un momento de ebullición contra la guerra de Vietnam, una actriz tan activista como Jane Fonda sorprendiera diciendo solamente “hay mucho que decir y no lo voy a decir hoy”.  Pero desde entonces las declaraciones políticas se han hecho tradición en los Oscar y la avalancha de este domingo se espera en múltiples frentes. Uno son los discursos de ganadores pero otro es la alfombra roja (por la que no podrá desfilar uno de los sirios protagonistas de uno de los cortometrajes documentales nominados al haber sido frenado a última hora en Turquía). Y sería más que raro si la política y Trump no aparecieran en el monólogo y los chistes del maestro de ceremonias, el presentador de 'late-night' Jimmy Kimmel.

Lo que solo se desvelará cuando vayan dándose los premios es hasta qué punto el politizado ambiente en EEUU ha marcado también las votaciones. Aunque el tsunami 'La La Land' domina apuestas y quinielas, hay quien cree que algunos académicos pueden haberse inclinado por trabajos más sobrios y no podrían ponerse pegas a una decisión salomónica que reconociera a la vez 'Moonlight' como mejor película y a Chazelle como mejor director.

Tráiler de Moonlight.

'Moonlight' es en cualquier caso favorita para alzarse con el Oscar a guión adaptado y su triunfo puede ser uno de los respiros para la Academia tras dos años de #OscarSoWhite. Pero hay más: por primera vez en las cuatro categorías de interpretación hay actores negros y tres de ellos son favoritos: Denzel Washington y Viola Davis por 'Fences' y Mahersala Ali por 'Moonlight'. Entre las nueve nominadas a mejor película está 'Figuras ocultas', el mayor éxito de taquilla de la categoría, y por primera vez optan al Oscar una montadora y un director de fotografía negros.

Y al monumental documental 'OJ Made in America' solo le pisan los talones el 'exposé' de la esclavización a través del sistema de justicia penal '13th' que ha dirigido Ava DuVernay y 'I am not your negro', la joya que resucita los ensayos de la imprescindible voz de James Baldwin. Barack Obama ya no está en el Despacho Oval, pero la conversación sobre el pecado original de EEUU sigue tan vigente como siempre. También en los Oscars de 'La La Trump'.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.