Ir a contenido

CRÓNICA TEATRAL

Una gran 'Jane Eyre' con Ariadna Gil

La actriz y Abel Folk capitanean en el Lliure de Gràcia el reparto del vibrante montaje de Carme Portaceli

César López Rosell

Reto superado. El regreso al teatro de Ariadna Gil dando vida a la heroína romántica, libre e independiente de 'Jane Eyre', de la célebre novela de Charlotte Brontë, se ha saldado con un notable éxito. El vibrante montaje de Carme Portaceli, apoyado en la atinada adaptación de Anna Maria Ricart y en un reparto de primer nivel capitaneado por la actriz y por el versátil y sólido Abel Folk, conmovió en la noche del estreno al público del Lliure de Gràcia.

Fue una velada de buen teatro, favorecida por una, en general, acertada lectura del texto. Con un personaje que ejemplifica la rebeldía contra la injusticia por el rol que se otorgaba a las mujeres en la rígida Inglaterra victoriana y por el maltrato recibido en instituciones como los orfanatos, pero que vive desde sus firmes convicciones una gran historia de amor, es fácil perder el equilibrio narrativo si se pone el acento en el lado más romántico de la historia.

Portaceli no perdió el norte y empezó por crear un marco adecuado para recrear un relato con tintes autobiográficos de una autora que vivió parecidas experiencias. Tonos claros en el escenario, con la estructura de un edificio con varias puertas para facilitar el acceso de los intérpretes en función del momento de la acción, y un vestuario actual en negro dominan la ambientación. La proyección de vídeos de paisajes agrestes según los momentos de la trama contribuye a mantener el ritmo del espectáculo.

MÚSICA EN DIRECTO

El tono contemporáneo del montaje se redondea con la atmosférica música en directo de Clara Peya (piano) y Alba Haro (violoncelo), aunque en algún momento no mezcle demasiado bien con la voz de los actores. Pero eso es 'peccata minuta' en una representación que mantiene al espectador en tensión. El aire feminista de la puesta en escena se refuerza con los pasajes incorporados de la precuela 'Ancho mar de los Sargazos' de Jean Rhys, en la que Bertha (Gabriela Flores), la gritona loca escondida en el ático y mujer de Rochester, que obstaculiza el amor de este con Jane, recupera detalles de la historia que no narró Brontë. El bien interpretado pasaje completa el relato, pero quizá contribuye a alargarlo en exceso.

Ariadna Gil firma una gran actuación aplicando su propio sello interpretativo. De apariencia frágil y delicada, impresiona por la fuerza y carácter que da a un personaje que demuestra una gran entereza en los momentos de su evolución de niña a mujer, además de un constante espíritu de superación y una cautivadora calidez en su amor por el huraño pero finalmente tierno Rochester (espléndido Folk). Jordi Collet, Pepa López, Joan Negrié y Marta Puig completan, desdoblándose en varios papeles, el gran elenco de esta recomendable función que ya ha agotado todas las localidades .