TRIBUNALES

Un juzgado admite a trámite la denuncia contra los activistas que boicotearon al israelí Matisyahu

Un particular se querella por la campaña que pidió al festival Rototom de reggae de Benicàssim del 2015 que cancelara el concierto del cantante

El cantante israelí Matisyahu, en una imagen de archivo. 

El cantante israelí Matisyahu, en una imagen de archivo.  / AP / JEFF CHRISTENSEN

Se lee en minutos

El juzgado de instrucción número 19 de Valencia ha admitido a trámite una querella criminal contra nueve activistas  que lideraron la campaña de boicot contra el cantante de origen israelí Matisyahu y que pidieron la cancelación de su concierto en el Rototomboicot MatisyahuRototom Sunsplash de agosto del 2015. Según la acusación, los activistas habrían cometido delitos de incitación al odio y/o amenazas y coacciones por motivos de ideología, religión o creencias, durante la campaña en la que pedían al festival de reggae, que desde el 2010 se celebra en Benicàssim, que quitara del cartel al artista por haber apoyado la intervención del Ejército de Israel en varias operaciones contra palestinos y en el asalto de la Flotilla de la Libertad

La denuncia contra los activistas de Boicot, Desinversiones y Sanciones a Israel (BDS) la ha presentado el presidente de la asociación Comitè Legal para la Lucha contra la Discriminación, Abel Isaac De Bedoya Piquer, quien ha depositado 2.000 euros en el juzgado para ejercer la acusación popular en la causa. Como reacción en contra de la denuncia se ha impulsado la campaña #DefensemDDHH y BDS ha emitido un comunicado en su defensa. 

REUTERS / HEINO KALIS

Parte del público que asistió al concierto de Matisyahu en el Rototom, en agosto del 2015. 

Noticias relacionadas

EL CONCIERTO DEL 2015

En el 2015, el Rototom decidió inicialmente seguir el boicot y cancelar la actuación de Matisyahu por no "pronunciarse claramente contra la guerra y sobre el derecho del pueblo palestino a tener su propio Estado" pero cuatro días después cambió de idea y reincorporó al cantante al cartel de conciertos tras las presiones y acusaciones de antisemitismo lanzadas por la Federación de Comunidades Judías de España (FCJE). Finalmente el concierto se celebró en medio de protestas de parte del público, que ondeó banderas palestinas y abucheó a Matisyahu.