25 oct 2020

Ir a contenido

El discurso íntegro de Jordi Évole en el concierto 'Volem Acollir' (subtitulado en castellano)

Esta es la transcripción de la intervención completa del periodista en la gala del Palau Sant Jordi

Primer video del discurso de Évole con subtítulos en castellano

A continuación, reproducimos el discurso íntegro que el periodista Jordi Évole pronunció en tres intervenciones durante la gala 'Volem Acollir', celebrada en el Palau Sant Jordi, y cuya alusión a la "incompetencia" de los gobernantes ha causado polémica.

PRIMERA INTERVENCIÓN

Primer video del discurso de Évole con subtítulos en castellano

"Es una pasada ver hoy el Sant Jordi lleno totalmente para una causa como esta. Quince mil personas defendiendo la acogida de personas refugiadas y migrantes. Esto, como mínimo, tiene que ser inconstitucional. Hoy sois 15.000, pero el próximo sábado día 18 (de febrero) en Barcelona, tenemos que ser muchos más. 18 de febrero, 16.00 horas, plaza Urquinaona… gente de Barcelona, gente del área metropolitana, de Lleida, de Girona, de Tarragona, del resto de España. Llenemos las calles, y demostremos a nuestros gobernantes que queremos acoger, que se enteren de una vez. Si hoy somos tantos aquí es por el impulso de la gente. De gente que viendo la tragedia ha reaccionado. Algunos han ido directamente al mar, otros a los campos de refugiados, otros han empezado campañas en sus barrios a con su asociación de vecinos, en la escuela, otros estáis aquí, en este concierto poniendo vuestro granito de arena.

Un concierto, que se imaginaron dos voluntarios que volvían de un campo de refugiados de Grecia, y volviendo por el camino dijeron: ¿Os imagináis el Sant Jordi lleno de solidaridad? Pues el Rubén y la Lara, y muchos más que les han ayudado, han logado hacer realidad su sueño, muchísimas gracias.

Este concierto quiere ser un homenaje al voluntariado, a gente joven, a gente mayor, a mujeres y hombres que se están dejando la piel en este tema, porque en el tema de los refugiados, nuestra sociedad, otra vez, la gente, la ciudadanía, ha vuelto a demostrar muy y muy y muy por delante de nuestras autoridades. Por eso creo sinceramente que en un concierto como este no debería haber un palco reservado a las autoridades, porque la única autoridad la tenéis la gente. Pensad, autoridades, que lo que estáis aplaudiendo desde el palco también nace de vuestra incapacidad política para resolver este problema. Y sabemos que algunos de vosotros lucháis para conseguir que esto no sea así. Pero otros os refugiáis y decís que es un problema de competencias. Yo creo que este no es solo un problema de competencias, es un problema de incompetencias."

SEGUNDA INTERVENCIÓN

TV3

"Cinco mil personas murieron en el Mediterráneo el año pasado. Podría ser como todas las que cabemos en la platea. Todas estas personas, 5.000, son las que han muerto en el Mediterráneo el año pasado. Algunas víctimas, como el hijo del Rasol, son fruto de la inacción de los Estados o de la acción maliciosa de algunos Estados. En concreto, de la inacción de la Unión Europea. Las cifras lo dejan claro: este 2017, la Agència Europea para el Asilo, la que debería ayudar a las personas, tiene un presupuesto de 69 millones de euros, mientras que el presupuesto de Frontex, la policía del mar, es de 281 millones. O sea, ¿cuatro veces más para vigilar las fronteras que para ayudar a las personas? No hace falta hacerse muchas más preguntas. Esta noche queremos cantar al Mediterráneo, para que nuestro mar deje de ser una frontera y vuelva a ser un camino."

TERCERA INTERVENCIÓN

Tercera intervención de Jordi Évole, en el concierto por los refugiados, subtitulada en castellano.

"El racismo no tiene fronteras ni banderas. El racismo lo encontramos tanto en las concertinas de Ceuta y Melilla como cuando miramos de reojo a un mantero en la Rambla de Barcelona. Racismo en levantar muros en la frontera de México igual que lo es votar a favor de la reforma de la ley de extranjería en el Congreso de los Diputados. Racismo es disparar bolas de gomas a inmigrantes medio ahogados en una playa igual que lo es que cinco policías apaleen a un rumano en una comisaría y acaben indultados”.

“Nos gusta pensar que Catalunya es una tierra integradora, y hoy estáis dando una muestra. Experiencia no nos falta. No hace muchas décadas llegaron miles de andaluces, de extremeños, de castellanos, de gallegos, que venían a trabajar y a dar a sus hijos las oportunidades que ellos no tuvieron. Ayudaron al progreso de todos y no tengo claro que ellos lo tuviesen muy fácil. Acabaron viviendo en enormes bloques de pisos minúsculos construidos sin muchos miramientos en solares sin urbanizar en las afueras de las ciudades. Junto con muchos catalanes lucharon por cada plaza, por cada ambulatorio, por cada escuela pública que consiguieron para su barrio. Precisamente son estas personas de barrios obreros que quizá no se han podido pagar la entrada para entrar en este concierto las que hoy conviven directamente con las personas venidas de otros lugares del mundo. Viven en los mismos bloques de pisos, los mismos rellanos, los mismos barrios, y son sobre todo estas clases populares las que luchan contra un eslogan perverso y cruel, un eslogan asqueroso que dice ‘primero los de casa’.

La solidaridad tampoco tiene fronteras ni banderas. Hemos visto americanos manifestándose en sus aeropuertos contra la política racista de Donald Trump, alemanes aplaudiendo en una estación de tren donde llegaban refugiados, valencianos preparando un barco para salvar personas o los que os habéis apuntado a acoger directamente refugiados y refugiadas en vuestra casa. Esta lucha no la haremos solos, tenemos que superar las fronteras de las naciones para articular una unión de pueblos que quieran acoger.

La diversidad y el mestizaje son valores que siempre suman. La mezcla nos hace mejores. 

INTERVENCIÓN FINAL

Ante las cifras que conocemos de las dimensiones de este drama que ha convertido el Mediterráneo en uno de los mares más peligrosos del mundo, creo que el eslogan 'Volem acollir' (Queremos acoger) está muy bien, pero se queda corto. Queremos acoger, sí, pero es que TENEMOS QUE ACOGER. Tenemos que acoger porque deberíamos entender que la humanidad no es opcional."