Ir a contenido

Aretha Franklin anuncia su retirada a los 74 años... pero solo un poco

Está preparando su último disco, que grabará en septiembre con Stevie Wonder

EL PERIÓDICO / BARCELONA

Aretha Franklin, durante un concierto en la Casa Blanca.

Aretha Franklin, durante un concierto en la Casa Blanca. / AP / CAROLYN KASTER

La reina del soul Aretha Franklin ha anunciado su retirada a los 74 años. Franklin ha anunciado sus planes en una entrevista en la emisora local de radio de la NBC en Detroit. La cantante tiene previsto grabar un álbum el próximo mes de septiembre con Stevie Wonder, y planea que sea el último de su carrera.

"Se lo debo decir, me voy a retirar este año", confesó al periodista Evrod Cassimy. Sin embargo, su retirada no será completa. Sus proyectos pasan por "hacer algunas cosas seleccionadas, como una al mes y durante la mitad del año", ha dicho. Un nivel de actividad que le permita pasar más tiempo con sus nietos. "No me iré a algún sitio para quedarme sentada y no hacer nada. Esto tampoco estaría bien", ha añadido.

Su nuevo álbum estará integrado de nuevas composiciones y grabado en Detroit, de donde planea moverse lo menos posible en el futuro. En los últimos siete años, Franklin ha anulado algunas giras por motivos de salud.

Nacida en Memphis (Tennessee), Franlin fue situada por la revista 'Rolling Stone' en el número uno de sus clasificación de las mayores cantantes de la historia. Formada en el mundo del gospel, entró en el mundo discográfico en los años 60 como intérprete de soul y de jazz, aunque nunca quizó encajar en esta segunda vertiente. Fue en 1967, con su fichaje por Atlantic Records, cuando empezó a imponerse como la reina del soul, convirtiéndose en la segunda mujer en conseguir dos premios Grammy. Sus primeros éxitos masivos fueron 'I never loved a man the way I love you', 'Ain't no way' o sus versiones de 'Respect' (una canción que grabó Ottis Redding pero que fue el éxito definitivo de Franklin), ''I say a little prayer' (de Burt Bacharach) o 'A change is gonna come' (de Sam Cooke), aunque también grabó composiciones propias.

A finales de la década de los años 60 y los 70, Frankin abordó también con éxito versiones soul de éxitos del pop y el rock como  'Satisfaction' de los Rolling Stones.