CRÍTICA DE CINE

'Rings': no hacía falta

Esta nueva entrega de la saga de 'The ring' es no más que una mala copia de sus predecesoras, sin tensión ni creatividad

Tráiler de ’Rings’. (2017)

Se lee en minutos

Mucho tiempo después de que tuviéramos noticias de la saga 'The ring' por última vez, y de que los videograbadores y las cintas de VHS desaparecieran de nuestras vidas, llega esta película para responder todas las preguntas que nunca nos hicimos. Y todo lo que aprendemos está manido y nos es revelado de la forma más tediosa posible. Cierto que 'Rings' muestra una bienvenida autoconsciencia respecto a la obsolescencia de su propia premisa en un tiempo en el que la tecnología se ha hecho más omnisciente que cualquier villano de película de terror y a todo el análisis y la deconstrucción y la imitación de que la saga ha sido objeto a estas alturas, pero el director F. Javier Gutiérrez no se muestra capaz de usar esa información de forma creativa ni de convertir la película en algo más que una mala copia de 'The ring (La señal)' (2002).

Te puede interesar

Tres guionistas firman el guion, y da la sensación de que lo escribieron sin consultarse entre sí. Los personajes aparecen y desaparecen a su antojo sin que importe lo que les pasa; hay misterios que son planteados pero no resueltos, y suceden cosas inquietantes que carecen de explicación o no tienen sentido -¿lluvia que cae hacia arriba?- y en ningún caso generan tensión. Y, en última instancia, 'Rings' no muestra más recursos para provocar sustos que frases de diálogo como "¡El archivo copiado es más grande que el original!" o a la imagen de un paraguas que se abre.

Rings ★

Ver película en la cartelera