Angelin Preljocaj celebra en el Liceu los 30 años de su compañía

El coreógrafo francés regresa con dos obras creadas para el New Yok City Ballet, 'La Stravanganza' y 'Spectral evidence'

Bailarines de la compañía de Angelin Preljocaj en una escena de ’La Stravanganza’. / JC CARBONNE

Bailarines de la compañía de Angelin Preljocaj en una escena de ’La Stravanganza’.
Dos bailarines del Ballet Preljocaj en ’La Stravaganza’.
Escena de ’Spectral evidence’.
Una pareja de bailarines en ’Spectral evidence’, de Angelin Preljocaj.

/

3
Se lee en minutos
Marta Cervera
Marta Cervera

Periodista

ver +

El elegante y polifacético coreógrafo francés Angelin Preljocaj (Sucy-en-Brie, 1957) regresa a Barcelona del 8 al 11 de febrero poco después de haber celebrado en los últimos tiempos los 30 años de trayectoria de su ballet. Sus bailarines interpretarán en el Liceu dos piezas muy diferentes creadas ambas para el New York City Ballet. Por un lado está 'La stravaganza' (1997), una obra sobre la emigración que combina música de Vivaldi con melodías contemporáneas de Evelyn Ficarra, Serge Morand, Robert Nromandeau y Ake Parmerudna. Por otro está 'Spectral evidence' (2013), una coreografía inspirada en el suceso de las brujas de Salem, con música de John Cage.

"Barcelona tiene un público muy 'balletómano'. Se nota que hay un gran amor a la danza en su ciudad", dice el creador galo de padres albaneses al inicio de una conversación telefónica con EL PERIÓDICO. Tiene muchas ganas de debutar en el Liceu. Para él reunir estas dos piezas en un mismo programa tiene sentido. "Es interesante verlas bailadas por los intérpretes de mi compañía porque fueron creadas pensando en los bailarines de New York City Ballet. La génesis de ambas obras fue muy específica", recuerda satisfecho de aquella experiencia.  "'La stravanganza' fue el primer encuentro de dos lenguajes, el de la compañía norteamericana marcada por de Jerome Robbins y Gerorge Balanchine, y el mío".

Cuando regresó 16 años después para diseñar 'Spectral evidence' fue distinto. "Para entonces, como ya conocía la casa, nos entendimos más rápido. Como ya nos conocíamos, la 'contaminación' entre nosotros fue a más. Digamos que pude ser más radical en mi propuesta".

"Mi objetivo sigue siendo "Mi objetivo sigue siendo el mismo: hacer una danza bella, rica y llena de pasión"

El tema también era más duro pues mientras que La stravaganza juega con el lado luminoso de empezar una nueva vida en otra tierra, 'Spectral evidence' profundiza en el lado más oscuro del ser humano. "Es una obra que habla de crueldad, de histeria colectiva y de falta de libertad", resume Preljocaj. "Esta pieza supuso un mayor desafío, especialmente el vestuario, muy sobrio y elegante, que tenía que ser como una segunda piel para los bailarines".

DE LA NADA AL PAVILLON NOIR

A la hora de repasar sus 30 años al frente de su propia compañía, el coreógrafo destaca su increíble evolución. "Mi compañía nació de la nada. El primer ballet éramos dos bailarines y yo. Hoy tengo 26 bailarines y muchas personas más en el Pavillon Noir", señala en referencia a su imponente base de operaciones en Aix-en-Provence. Entre los bailarines que han pasado por su compañía antes de volar en solitario como coreógrafos destacan Olivier Dubois y Jérome Bel. "Mi objetivo hoy sigue siendo es el mismo de siempre: hacer una danza bella, rica y llena de pasión". No le interesa mirar atrás. "Estos 30 años son mi trampolín para lanzarme hacia el futuro, me llenan de energía para continuar y seguir en esta aventura".

Para él no existe la guerra entre el clásico y el contemporáneo. "Los Ballets Rusos ya demostraron la necesidad de conectar con su tiempo de ahí que surgiera la llamada danza moderna, con artistas como Nijinsky y su Consagración de la primavera o el 'Apres-midi d’un faune' y 'La siesta del fauno' que en su época fueron revolucionarios", comenta. "¿Quién nos dice que en el futuro no vayan a considerar clásico nuestro trabajo?"

Si algo ha caracterizado el sello de Preljocaj es su acercamiento a diferentes mundos y disciplinas, ya sea en el cine, las artes plásticas o la música. Ha realizado varios cortometrajes y debutado como realizador en un largometraje con 'Poline' que firma con Valérie Müller.

Noticias relacionadas

La protagonista de este filme es una bailarina del Bolshoi que decide cambiar de rumbo y fichar por una compañía de ballet contemporáneo francesa. Es un caso que conoce bien pues en su compañía hay dos exbailarinas del célebre ballet ruso. "Vinieron después de realizar un proyecto conjunto en el que 10 de mis bailarines trabajaron con otros 10 del ballet ruso del Bolshoi", recuerda. La película ha sido distribuida a varios países y los productores ya le han propuesto un nuevo proyecto.

El Royal Ballet muestra 'Woolf works' en los cines

Este miércoles 8 de febrero llegará a las 20:15 a las pantallas de una treintena de cines catalanes 'Woolf Works'.  Se trata de una aclamada obra de Wayne McGregor con música de Max Richter inspirada en la vida y obra de la escritora inglesa Virginia Woolf. Este innovador ballet en tres actos creado en el 2015 para el Royal Ballet de Londres será retransmitido con motivo de su reposición en directo desde la Royal Opera House. Esta conmovedora obra ganadora del Premio Olivier mezcla elementos de la biografía de la autora y pasajes de sus libros 'La señora Dalloway', 'Orlando' y 'Las olas'. 

Temas

Liceu Danza