Ir a contenido

'Tarde para la ira' vence en los Goya de 'Un monstruo viene a verme'

El debut como realizador de Raúl Arévalo conquista el galardón a la mejor película mientras la cinta de J. A. Bayona se embolsa nueve 'cabezones', entre ellos el de mejor director

'El hombre de las mil caras' logra los premios al mejor guion adaptado y al actor revelación

Olga Pereda

Beatriz Bodegas, productora de Tarde para la ira, gran vencedora de los Goya. / DAVID CASTRO

Beatriz Bodegas, productora de Tarde para la ira, gran vencedora de los Goya.
Ana Belén, Goya de Honor.
'Tarde para la ira' vence en los Goya de 'Un monstruo viene a verme'
Raúl Arévalo, director de Tarde para la ira.
Foto de familia de los premiados en la gala de los Goya que se celebró este sábado por la noche.
J. A. Bayona, director de Un monstruo viene a verme.
Emma Suárez, mejor actriz protagonista (Julieta) y de reparto (La próxima piel).
Carlos Santos, mejor actor revelación por El hombre de las mil caras.
'Tarde para la ira' vence en los Goya de 'Un monstruo viene a verme'

/

Y el Getafe ganó al Barça. Raúl Arévalo -director 'indie' y debutante- se ha impuesto en los Goya, venciendo a ‘monstruos’ como J. A. Bayona, Pedro Almodóvar y Alberto Rodríguez. De los 11 premios a los que aspiraba su tenso 'thriller', 'Tarde para la ira', se llevó cuatro, entre ellos el más noble noble -mejor película- y mejor director novel. Bayona, sin embargo, demostró que juega en otra liga al llevarse nueve cabezones (mejor director, sonido, fotografía, montaje, música, maquillaje, efectos especiales, dirección de producción y de arte) con 'Un monstruo viene a verme', con la que cierra su accidental trilogía sobre las relaciones madre-hijo. “Gracias, papá, por enseñarme a utilizar el lápiz. Gracias, papá, por enseñarme a dibujar”, exclamó el director barcelonés en un discurso en el que, una vez más, remarcó la importancia de la cultura en la vida cotidiana. 

(Puedes consultar aquí todos los ganadores de los premios Goya 2017)

Con el espaldarazo a 'Tarde para la ira', los académicos dan así la bienvenida al mundo de la dirección al popular actor, cuyo emocionado rostro lo decía todo en una ceremonia en la que hubo pullas simpáticas por parte de Dani Rovira, que por tercer año consecutivo ejerció de maestro de ceremonias. El callo que tiene el malagueño como monologuista le hizo aprobar, de nuevo, el examen y consiguió una ceremonia más blanca y más ágil, con un arranque simpático en el que lanzó dardos y elogios a partes iguales a los nominados y criticó, muy levemente, a los políticos presentes en la gala, entre ellos, el ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo

Especialmente aplaudido fue el tono de Rovira cuando pidió más presencia de mujeres en la industria del cine y en todas las industrias en general. También conquistó sonrisas cuando, tras lo ocurrido el año pasado, mostró en la gran pantalla el tuit que acababa de poner: “¿De verdad vais a meteros con esta criaturita?”, acompañado de una foto de su tierna infancia.

'EL HOMBRE DE LAS MIL CARAS'

El premio al mejor guion adaptado fue para Alberto Rodríguez y Rafael Cobos por 'El hombre de las mil caras', que también supuso el reconocimiento del actor Carlos Santos, en el perfecto papel de Luis Roldán. Roberto Álamo le robó el Goya a Eduard Fernandez (Francisco Paesa en 'El hombre de las mil caras') por su papel de agente mazas y ultraviolento de 'Que Dios nos perdone’'thriller' dirigido por Rodrigo Sorogoyen que aspiraba a seis premios y solo obtuvo el de Álamo. Mientras, Emma Suárez hizo doblete (un hito que ya alcanzó Verónica Forqué en 1988) al conquistar el Goya a la mejor actriz por su sufridor papel en 'Julieta' -el único premio que se embolsó el último y excepcional trabajo de Pedro Almodóvar- y en la categoría de reparto por 'La propera pell', una película que habla de la necesidad de amar y que ella dedicó a sus hijos.

PRODUCTORA HIPOTECADA

El título de director de cine no se gana con la primera película. Más bien, con la segunda. O tercera. La proeza de Arévalo en los galardones más importantes del cine español, sin embargo, le convierte ya en un cineasta. No es la primera vez que la obra de un debutante consigue el premio más preciado del cine español. Ya ocurrió con 'Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto' (Agustín Díaz Yanes), 'Tesis' (Alejandro Amenábar) y 'El bola' (Achero Mañas). Su película, que tuvo una tibia taquilla cuando se estrenó, volverá a los cines para darle una segunda vida comercial. La necesita como el aire porque puede que sea el mejor filme del 2016 -según el veredicto de los académicos- pero no ha generado un euro de beneficio a su productora, Beatriz Bodegas, que hipotecó su casa para sacar adelante el filme. 

Entre los galardones que se llevó 'Tarde para la ira' no estuvo uno de los más esperados, el de actriz revelación, que no fue para Ruth Díaz sino para Anna Castillo, la joven coraje que protagoniza la deliciosa 'El olivo', de Iciar Bollain. Sí que Manolo Solo venció en el apartado masculino por su breve pero intensisímo papel en el 'thriller' de Arévalo.

Una de las grandes olvidadas en la gala fue '1898. Los últimos de Filipinas', que aspiraba a nueve cabezones y se tuvo que conformar con el de vestuario.

Tres protagonistas

Dani Rovira (seguro). Pese a algún desliz (¿ponerse tacones para lanzar una arenga feminista? ¿seguro?), condujo la gala con aplomo, estuvo brillante en el monólogo inicial y, sobre todo, logró que la cosa no se alargara más de la cuenta.Texto despiece horizontal.

J. A. Bayona (emocionado). Hartón de llorar el que se pegó el director de la Trinitat, incapaz de reprimir las lágrimas cada vez que alguien de su equipo subía a recoger un premio. Cuando le tocó a Jota, su hermano gemelo Carlos le sustituyó y lloró por él.

Emma Suárez (pletórica). Mejor protagonista y mejor secundaria. Y porque darle el premio de actriz revelación tras 35 años de carrera habría sido un exceso. Normal que acabara gritando: «¡Más películas!»

0 Comentarios
cargando