Ir a contenido

ESTRENO

Emma Vilarasau, una madre en crisis en La Villarroel

Andrés Lima dirige a la artista en 'La mare', una comedia siniestra de Florian Zeller sobre una mujer deprimida al borde del abismo

Marta Cervera

Emma Vilarasau ha interpretado personajes muy diferentes y complejos a lo largo de su dilatada carrera pero ninguno es comparable con Anne, la protagonista de 'La mare', calificada como comedia siniestra por su autor, el francés Florian Zeller (París, 1979). La obra, dirigida por el madrileño Andrés Limase estrena el lunes 6 de febrero en La Villarroel aunque el público y ha podido verla a partir del sábado anterior en las sesiones previas que el equipo utilizará para dar los últimos retoques al montaje.

'La mare' muestra a una mujer descolocada, intentando hallar su lugar en un mundo donde, tras la partida de sus hijos de casa, todo se desmorona a su alrededor. Se siente deprimida, sola y abandonada tras años dedicada a la familia. Supone que su marido se va con otras y le duele que sus dos vástagos, tras volar solos, ni siquiera respondan a sus llamadas. Sola, se irá hundiendo cada vez más y empezará a replantearse su existencia. El regreso a casa de su hijo tras una ruptura sentimental la animará temporalmente pero, ¿y después?

"Lo que hemos intentado en esta función es entrar en la cabeza de esa mujer, como hace el texto, y experimentar el caos que está viviendo", ha declarado el director. "Podemos definirlo de muchas maneras: crisis momentánea, depresión profunda, melancolía, la crisis de los 50 o que está mosqueada porque su marido la engaña…"

JUEGO DE ESPEJOS  

El texto es bastante enigmático, está estructurado como un juego de realidades paralelas. "Las escenas se repiten en forma de espejo y es esa especie de esquizofrenia o duplicidad. Uno no sabe muy bien si todo lo que en él ocurre es fruto de la mente de una madre deprimida o si las intervenciones de los personajes que la rodean son reales". Y añade: "Existirán o no, por momentos podemos dudarlo, pero sí sabemos que se pelean, se odian, se aman y se quieren".

Lima sitúa la acción en un espacio escénico neutro y con dos ventanales exactamente iguales para contribuir a desdibujar los conceptos de espacio y tiempo. "Es una obra que va directa a la emoción de ese caos brutal que es la cabeza de esta madre", ha afirmado Lima.   

Ellos son su marido, que interpreta Pep Pla en su retorno a las tablas tras 10 años inactivo desde que asumió la gestión del Festival TNT de Terrassa, su hijo (Òscar Castellví) y el resto de mujeres que aparecen en la obra, todas interpretadas por Ester Cort. Ella es la novia del hijo, la amante del padre, la enfermera que cuida de la protagonista y cualquier otra fémina imaginada por Anne. 

Para Vilarasau el suyo es "un personaje con muchas caras". Al estar escrito desde dentro de la mente de la madre da mucho juego. "La cabeza no tiene ese filtro moral o de educación que hemos recibido y cuando la cabeza es libre es imaginativa, luminosa, ingeniosa, divertida, cruel, perversa, es amoral. Y mi personaje pasa por todos esos sitios".

La obra no solo habla de la relaciones materno-filiales sino de los conflictos en las relaciones de pareja de larga duración. "Es una mujer a quien la realidad objetiva la cambia y debe recolocarse en el mundo pero no encuentra su lugar y entra en crisis", dice.   

A pesar de todo el sufrimiento de alguien que se siente solo y abandonado, la actriz considera que su personaje es "un canto a la vida y a la supervivencia". En su opinión, "en esa lucha constante para seguir adelante necesita ver la realidad desde diferentes puntos de vista, como hacía el movimiento cubista que miraba la realidad desde muchos puntos y desde todos a la vez. Ella hace lo mismo".

Para Lima, aunque pueda parecer un ejercicio psicoanalítico esta obra va directa al corazón. "El público se sentirá muy identificado por lo que ve porque, aunque habla de cosas dolorosas, es muy juguetona". Y la recomienda especialmente a cualquiera que atraviese una situación tan desesperada como la de la protagonista del título y esté a punto de tirarlo todo por la borda. Como escribe en el programa de mano: "En ocasiones el teatro es un bálsamo para el dolor, para la melancolía".

Esta producción de La Villarroel estará en cartel hasta el 17 de abril. Si funciona, la idea es traducirla al castellano y estrenarla en Madrid.

UN ROMPECABEZAS EMOCIONAL

De Florian Zeller hasta ahora se ha visto esta temporada en Barcelona 'El padre', una obra sobre el Alzhéimer protagonizada por un magnífico Héctor Alterio en el Romea. 'La mare' también tiene algo del humor negro de aquella pieza pero plantea otro tipo de rompecabezas emocional. En esta ocasión todo gira entorno a la visión de una mujer rota por el dolor del desamor. "Para mí es un drama de pizarra. Pero hoy en día el drama, la comedia y tragedia se confunden. Sin embargo, entiendo que Zeller la defina como comedia dramática porque la vida se burla de nosotros muchas veces. Además, en esta obra te ríes porque esta mujer tiene gracia", ha dicho Lima.

El director destaca la contemporaneidad de la dramaturgia. "Se nota que Zeller es un intelectual que sabe muy bien quiénes son Beckett, Pinter, Müller, los postdramáticos, y rompe la estructura dramática igual que ella se va rompiendo durante la función". Por un lado está "la línea temporal y direccional de ella y sus crisis y cómo van a más a medida que aumenta su angustia, su ingesta de pastillas y de alcohol". Y, por otro, muestra cómo lo vive ella. "De todo lo que pasó nunca sabremos si es verdad o mentira, igual que nunca sabremos si nuestra vida es un sueño". Todo son piezas de un enorme rompecabezas que cada uno deberá organizar e interpretar.

0 Comentarios
cargando