Ir a contenido

TIANA NEGRA

El colega sardo de Pepe Carvalho

El iltaliano Flavio Soriga sigue los pasos de Vázquez Montalbán y Camilleri en la novela 'Metròpoli'

ELENA HEVIA / BARCELONA

Flavio Soriga, en Barcelona.

Flavio Soriga, en Barcelona. / RICARD CUGAT

Antesala del barcelonés BCNegra, el pequeño festival Tiana Negra, en el Maresme, se ha convertido en la pequeña pero efectiva rampa de lanzamiento de la novela policiaca local, la que se escribe en catalán pero también la que se traduce a este idioma. Una de las citas de su quinta edición, que se celebra desde este viernes hasta el domingo, es con el escritor sardo Flavio Soriga (traducido solo al catalán y el gallego), que ha trasladado a la atmósfera de Cagliari, la capital de Cerdeña, esa ola negrocriminal que cada vez está tomando más fuerza en Italia y que tiene como padres protectores a Leonardo Sciascia y a Andrea Camilleri. Soriga (Uta, Cerdeña, 1975) vuelve a utilizar a su 'carabiniere' Martino Crissanti en 'Metròpoli' (Alrevès), una intriga urbana ambientada en Càller, población muy cercana a Cagliari. La densidad y viveza de los giros sardos están garantizados en catalán gracias a la versión de Pau Vidal, traductor habitual de Camilleri.

Y al igual que el siciliano y padre de Montalbano, Soriga admite que su inspiración es Vázquez Montalbán. "Mis libros también hablan de alta burguesía y de gente del pueblo. De hecho, lo que hace la investigación es establecer relaciones entre esos dos mundos tan distintos". Más conexiones con el padre de Carvalho, más allá de su carácter mediterráneo: si aquel  inventó y creó un ciclo policiaco sobre Barcelona que, según Soriga, puede leerse como una única novela, él intenta hacer lo propio en su isla. "Mis novelas muestran Cerdeña a los extranjeros pero también a los sardos. Creo que el deber del escritor es también el de inventar ciudades y eso es lo que yo hago con Cagliari. Pero no es algo que planee de antemano, solo me doy cuenta de ello cuando escribo".

UNA HISTORIA EN EL ALGUER

'Metròpoli' pone a Crissanti -"un tipo lleno de dudas y escéptico, alguien con el que te gustaría irte a tomar una pizza", define Soriga- a investigar el asesinato de una señora de la nobleza sarda de origen español, lo que permite un retrato antropológico y gastronómico del lugar. "A Crissanti le gusta comer mucho más que a mí", dice el menudo y delgado autor. En la actualidad, está documentándose y escribiendo una novela sobre el Alguer, la zona de influencia catalana y en concreto barcelonesa donde los más viejos todavía hablan catalán. "De todas formas, la ciudad que encuentro con un mayor parecido con Barcelona es Cagliari".