LOS ESTRENOS DE CINE DE LA SEMANA

Las claves del salto de 'Assassin's creed' al cine

Michael Fassbender interpreta a Callum Lynch en la adaptación cinematográfica de la exitosa franquicia de videojuegos, que llega este viernes a los cines

Michael Fassbender, en una imagen promocional de ’Assassin’s creed’.

Michael Fassbender, en una imagen promocional de ’Assassin’s creed’.

4
Se lee en minutos
Beatriz Martínez
Beatriz Martínez

Periodista

Especialista en cultura y cine

Escribe desde Madrid

ver +

Desde principios de los 90 el cine ha intentado establecer lazos con el universo del videojuego. Supo ver desde el principio que se trataba de una industria en constante crecimiento y expansión, sin embargo, no siempre ha tenido suficientemente claro cómo adaptar su lenguaje y su verdadera idiosincrasia a la gran pantalla.

Por supuesto, las películas han ido ganando en complejidad y en aparato visual, en efectos especiales y gráficos de una precisión cada vez más hiperrealista. Poco queda ya de la inocencia de películas como 'SuperMario Bros' (1993) o 'Double Dragon'. Cada vez las producciones se vuelven más complejas y sofisticadas para adaptarse a las exigencias del espectador actual, lo que no quiere decir que siempre consigan estar a la altura de sus expectativas. Este mismo año, la adaptación de uno de los videojuegos de estrategia más famosos, 'Warcraft', se convirtió en un fracaso en taquilla, y solo logró salvar los números de recaudación gracias un inesperado éxito en las pantallas chinas.

En este panorama de incertidumbre llega a los cines la traslación de otro mítico videojuego de acción y aventura creado por Ubisoft, 'Assassin’s creed', que ha terminado convirtiéndose en una de las franquicias más rentables de la industria desplegando una rica y compleja cosmogonía a su alrededor que abarca aventuras virtuales que siguen la línea principal de los personajes, 'spin-offs', cómics, libros, cortos y películas de animación.

Tráiler de ’Assassin’s Creed (2016) ’.

Quizás por ese carácter laberíntico de la saga, los responsables decidieron tomar su espíritu y esencia, intentando ser lo más respetuosos con el original, pero al mismo tiempo asumiendo el riesgo de trazar un episodio con una entidad propia a nivel narrativo, que no siguiera a rajatabla ninguno de los videojuegos, tomando un poco de cada uno de ellos, pero con la misión de configurar una aventura paralela totalmente independiente.

ASESINOS VS. TEMPLARIOS

El protagonista es Callum Lynch (Michael Fassbender), un hombre encarcelado por su carácter violento que, a punto de ser ejecutado es rescatado por una oscura organización que realiza experimentos poco convencionales (y dirigida por Jeremy Irons). Son responsables de haber diseñado una máquina, el Animus, a la que conectarán a Callum para extraer sus recuerdos genéticos y hacer que reviva las experiencias de uno de sus antepasados en la época medieval, Aguilar, un guerrero perteneciente a la Orden de los Asesinos cuya misión es luchar contra los Templarios para mantener a salvo la semilla del libre albedrío, que es lo que separa a la humanidad de la dictadura del sometimiento.

Michael Fassbender, en un fotograma de 'Assassin's creed'.

El argumento suena un poco enrevesado, y en realidad lo es, no nos vamos a engañar. Aunque en la práctica lo que de verdad interesaba a los responsables era vincular el pasado y el presente a través de un dispositivo que nos introdujera en otra época de un modo inmersivo, para que el espectador pudiera acompañar de forma muy física los movimientos de los personajes como si viviera desde dentro esa aventura. En este sentido, especialmente impactantes son las secuencias de 'parkour' en la que vemos a Fassbender escalar edificios, saltar azoteas y hacer la más diversa variedad de equilibrios acrobáticos a través de los decorados.

“Una de mis mayores obsesiones era que las escenas de acción fueran lo más reales posibles”, cuenta el director, Justin Kurzel, en su visita a Madrid. “Yo era virgen en el terreno de los videojuegos, pero si algo tenía claro es que no quería que el universo virtual fuera artificial, sino que estuviera dotado de las mayores dosis de realismo y credibilidad posibles”.

Marion Cotillard y Michael Fassbender, en un fotograma de 'Assassin's creed'.

Uno de los mayores impulsores del proyecto fue desde el principio Michael Fassbender, quien decidió no solo protagonizar la adaptación, sino también co-producirla y participar activamente en su desarrollo. Fue él quien involucró a Justin Kurzel para que la dirigiera y a Marion Cotillard para que fuera su compañera de reparto después de trabajar los tres juntos en la adaptación de 'Macbeth'. Su idea era trasladar las ideas visuales de Kurzel y la densidad narrativa de Shakespeare a una superproducción de acción y aventuras. Cine de entretenimiento con vocación autoral.

“Es una película con muchas capas”, continúa Fassbender. “Habla del poder, de la forma en la que la ambición genera los conflictos bélicos, tanto los de ayer, como los de hoy. Los personajes pelean por mantener su libertad, y luchan contra una serie de fuerzas ocultas que mueven los hilos en la sombra”.

TRIPLETE DE ACTORES ESPAÑOLES

La película se ambienta en el periodo de la Inquisición española y en el reparto encontramos a tres actores patrios, Carlos Bardem, Hovik Keuchkerian y Javier Gutiérrez en el papel de Torquemada. “Nos dio la oportunidad de acercarnos a esa gran maquinaria que es Hollywood”, afirma Bardem, “Es como subirte a una gran montaña rusa y darte unas vueltas. Es un poco apabullante, pero también se aprende mucho”.

Hovik Keuchkerian y Javier Gutiérrez, en un fotograma de 'Assassin's creed'.

Noticias relacionadas

Nos cuentan los tres actores involucrados en el proyecto que rodaron la mayor parte de sus escenas en inglés, pero sin embargo finalmente los responsables optaron por quedarse con las tomas en español. “Dice mucho de cómo están cambiando las cosas”, afirman, mientras bromean sobre el acento de Fassbender en la película. “Creo que rodar con Fassbender te da una dimensión de por qué es uno de los mejores actores del mundo”, dice Gutiérrez, “porque tiene un nivel de exigencia y compromiso que te contagia”. 

Uno de los lemas que se repite en la película es “Nada es verdad, todo está permitido”. Y ese es precisamente el espíritu que pretenden reivindicar Fassbender, Kurzel y Cotillard en 'Assassin’s creed': “Hay que cuestionarlo todo, incluso a nosotros mismos, nuestros ideales y pensamientos para ser realmente libres”.