CINE

Crítica de 'Vaiana': nadar sin mojarse

Lo último de Disney, hábil y resultón, proclama la necesidad de tomar riesgos pero no acaba de predicar con el ejemplo

Tráiler de ’Vaiana’.

1
Se lee en minutos
Nando Salvà

Como las de 'Brave' o 'Enredados' o 'Frozen' en su día, la protagonista de 'Vaiana' actualiza las implicaciones y expectativas tradicionalmente derivadas del título que ostenta: Vaiana tiene cosas más importantes que hacer que limitarse a esperar a ser rescatada por su príncipe. Por su resolución e independencia, de hecho, es la más progresiva de las princesas Disney. Pero no la más original. 

Noticias relacionadas

Mientras acompaña a la muchacha en su viaje por las profundidades del Pacífico, 'Vaiana' combina de forma sin duda hábil pero previsible animación vívida, canciones resultonas, imponentes paisajes, secuencias de acción moderadamente emocionantes, animales que hablan y una historia típica: la de una heroína que, desafiando la autoridad paterna, se embarca en una odisea para salvar a su gente y encontrarse a sí misma. Sin ir más lejos, los directores Ron Clements y John Musker ya contaron una historia similar en la superior 'La sirenita'.

En el camino, Vaiana y su secuaz Maui tendrán dudas sobre su propia fe en sí mismos, y el formulario modo que la película tiene de lidiar con ellas hace que su envergadura emocional sea menor que la de otros títulos recientes de Disney como 'Zootrópolis', mucho más intrépida en lo narrativo, o 'Frozen', llena de mejores números musicales. Aquí las canciones avanzan la historia con solvencia, pero las percusiones y cantos exóticos destinados a dotarlas de personalidad funcionan como mero maquillaje. Es el mismo travestismo que afecta a la película en su conjunto: 'Vaiana' aspira a ser una historia polinesia pero en lugar de eso es una historia de Disney genérica -impecablemente genérica, eso sí- encajada en Polinesia; y una película que proclama la necesidad de tomar riesgos pero no predica con el ejemplo.

Vaiana ★★★

Ver película en la cartelera