18 sep 2020

Ir a contenido

pantallas

La era del 'Peak TV'

Mikel Lejarza

Kevin James, creador y protagonista de ’Kevin can wait’, en un cartel promocional de la serie.

Kevin James, creador y protagonista de ’Kevin can wait’, en un cartel promocional de la serie. / CBS

La temporada televisiva va avanzando y algunos productos comienzan a establecerse como los triunfadores, mientras otros se consolidan y algunos desparecen.

Son tantos los programas y series que cada año se estrenan que intentar seguirlos todos es sencillamente imposible para el público en general y también para los especialistas, y comienza a implantarse la sensación de que hay demasiada oferta, para poder hacerla rentable y para los propios usos de los usuarios.

John Landgraf, de FX, lo decía recientemente: «Con más de 1.500 shows de TV estrenados en 2015 en EEUU, es imposible ganar dinero con la política de buscar al espectador específico, de ir al nicho, porque si gastas 150 millones en una serie, se necesita una gran audiencia para recuperarlos». Lo llaman la era del Peak TV ( pico televisivo ). Como en la vida todo lo que tiene que ver con los gustos es asunto pendular, es posible que de la necesidad de estar al tanto de todo lo que se mueve en cuanto a series, pasemos en breve a un cierto hartazgo, dado que es imposible hacerlo. Algo así parece concluirse de los rankings de audiencias, donde siguen liderando los productos más consolidados.

En comedias, The Big Bang theory y Modern family, esta con un mejor target comercial, continúan al frente y solo Kevin can wait, del siempre divertido Kevin James, parece aspirar a situarse en los próximos años a su altura. En drama, la franquicia de NCSI sigue siendo la serie más vista en EEUU, algo muy meritorio si se tiene en cuenta que se estrenó en 2003.

De entre los recién llegados destaca Designated survivor, protagonizada por el incombustible Kiefer Sutherland. Se trata de una serie de acción creada por David Guggenheim, guionista que viene de escribir películas de acción para Denzel Washington y Nicolas Cage, y que recupera en parte el estilo de lo que fuera la serie 24. No es gran cosa y repite clichés patrióticos muy conocidos, pero al menos divierte.

La sorpresa hasta el momento es This is us, escrita por Dan Fogelman, quien fuera guionista de Crazy stupid love y películas de animación como Enredados, Cars y Bolt. La serie no inventa nada y tiene un tono a telefilme de sobremesa de fin de semana que lo impregna todo. Algún crítico malintencionado ha escrito que parece una canción de Celine Dion. Vale, es posible, pero se trata de un producto impecable en toda su producción. Desde los actores, hasta sus diálogos, sus tramas y hasta la música lo convierten en un relato perfecto para el público mayoritariamente femenino y adulto que consume la televisión. Un acierto y un éxito que no resulta especialmente fácil de conseguir en la coyuntura actual llena de dragones y super héroes para un drama basado en la vida de personas comunes.

En el Reino Unido ha vuelto la segunda entrega de The Missing, con sólo un actor de la primera, pero el mismo nivel de calidad e interés. Continúa también la tercera temporada de la extraordinaria The Fall, con Gillian Anderson mejor que nunca y un guion doloroso y brillante. De entre las nuevas destaca The Level, otro policiaco enrevesado en que nadie es lo que parece. En Italia destaca Los Medici. Ya sólo faltan los Austrias.

Temas Series