Ir a contenido

Nuestros 9 libros del miércoles: Foster Wallace, Bolaño, Jordi Lara, Armando Lucas Correa...

'LA BROMA INFINITA' Y 'PORTÁTIL'

Un monstruo de 20 años

Rodrigo Fresán recuerda una frase que a David Foster Wallace (Nueva York, 1962 - California, 2008) le gustaba repetir: "El objetivo de la buena ficción es la de darle calma a los perturbados y perturbar a los que están tranquilos". Y no hay más certera presentación para un escritor esquinado como él, capaz de percibir de una forma diferente las realidades "más obvias, ubicuas o importantes" -como expuso en su conferencia 'Esto es agua'- que son las más difíciles de explicar. Pero no para el autor norteamericano, que luchó toda su vida entre dos tensiones: su faceta de niño prodigio, as de las matemáticas, filólogo disciplinado, obseso de la precisión y la otra, la oscura, la que es fácil asociar con sus depresiones y el enloquecimiento de sus historias. ‘La broma infinita’, de la que este año se cumplen 20 de su publicación original, es eso pero elevado a la enésima potencia. ELENA HEVIA  Lea aquí el texto completo sobre el aniversario de 'La broma infinita'

'EL ESPÍRITU DE LA CIENCIA FICCIÓN'

Roberto Bolaño: vivir literariamente

La publicación de esta novela póstuma y la nueva vida editorial de Roberto Bolaño(Santiago de Chile, 1953- Barcelona, 2003) conAlfaguara de testigo ha avivado el sempiterno -y cansino- debate sobre si se deben o no publicar los manuscritos enterrados en una botella dentro de un cajón de una casa que el autor no sacó a la luz en vida. Por algo será, dicen unos. Los otros buscan afanosamente la obra que provocará una nueva vuelta de tuerca jamesiana en uno de los panteones literarios más impresionantes de los últimos cincuenta años. Más allá y más acá de rencillas, debates familiares sobre los herederos y desheredados lo que sí parece claro desde hace ya mucho tiempo es que Bolaño fue un escritor (y lector) más que prolífico y que murió demasiado temprano para poder equilibrar vida, obra y publicaciones. Y que, por ende, aparecerán más obras póstumas además de '2666', 'El gaucho insufrible', 'Entre paréntesis', 'El secreto del mal', 'El Tercer Reich', 'Los sinsabores del verdadero policía' y 'La Universidad Desconocida'. La que hoy nos ocupa está fechada en Blanes en 1984. Aunque su escritura fue más allá de esa fecha. RICARDO BAIXERAS Lea aquí la crítica completa de 'El espíritu de la ciencia ficción'

'MÍSTICA CONILLA'

La música precisa

'Mística conilla', de Jordi Lara (Vic, 1968), está formado por seis cuentos de entre 20 y 50 páginas, una longitud que permite ir más allá de la carrera hacia el final explosivo, más allá también del estereotipo, del esquematismo psicológico, de la sociología de taberna. Lara domina esta distancia, que permite crear pequeñas maravillas que no costaría demasiado convertir en novelas, pero que en este formato concentran un gran poder de sugestión. El libro se inicia con 'Lo matí de ma infantesa', un cuento, me temo, perfecto. No solo se despliega en él el genio de la lengua, sino que se concreta en un personaje que es a la vez concreto y metafórico, y que solo una construcción viva y minuciosa podría hacer creïble (incluyendo el cameo de Perejaume). Si en este cuento el narrador explora su infancia en Osona, en el siguiente ('Zapatos de boscal') se aventura en el pasado andaluz del padre, y llega hasta el momento fundacional de la guerra civil. Estas dos piezas forman un díptico que por sí solo justifica la publicación del libro. VICENÇ PAGÈS JORDÀ Lea aquí la crítica completa de 'Mística Conilla' 

'LA NIÑA ALEMANA'

Los judíos del 'Saint Louis' que nadie quería

"Es el miedo al otro. Rechazar al otro está en el ADN humano. Rechazamos al que tiene distinto color de piel u otro acento... no queremos que nuestros hijos se casen con el que es diferente a nosotros... Hay que luchar contra eso y aceptar la diferencia", clama el periodista cubano, residente en Estados Unidos desde 1991, Armando Lucas Correa, que ha rescatado para su primera novela, ‘La niña alemana’ (Ediciones B), un vergonzoso episodio de 1939 que muchos aún prefieren olvidar y que las nuevas generaciones desconocen: la historia del 'Saint Louis'... ANNA ABELLA Lea más 

‘A TRAVÉS DEL ESPEJO’

El reflejo que nos revela y nos duplica

No solo Borges estaba obsesionado por los espejos. A lo largo de la historia, nuestro reflejo ha propiciado un símbolo potente de infinitos significados y es precisamente esa idea que propicia esta antología, realizada y prologada por Andrés Ibáñez, que pasa revista a todas sus interpretaciones románticas, fantásticas, metafísicas, psicológicas o espirituales a través de textos de ficción, ensayo y poesía. Ahí se encuentran Hoffman y Poe, sin olvidar a los hermanos Grimm («espejito, espejito»), ficciones japonesas de Lafcadio Hearn y Rampo Edogawa o clásicos como Lovecraft, Papini, Singer o Virginia Woolf. Sin olvidar, naturalmente los espejos «abominables» de Borges. 

‘RAMÓN Y CAJAL’

Un investigador de hoy frente a Ramón y Cajal

Angle Editorial acaba de recuperar un formato, el de la popularización biográfica, con la colección Ara i Aquí, que se abre con el Ramon Llull de Albert Pijuan y el Ramón y Cajal de Salvador Macip. En el caso de Macip el libro va más allá. Están Santiago Ramón y Cajal pero también el impacto de su figura en este joven investigador médico y escritor, y la tradición médica familia, y reflexiones generales sobre la ciencia.

‘LA ALEXÍADA’

Ana Comnena, política e historiadora

Entre los años 1083-1153 una mujer, Ana Comnena, hija y hermana de emperadores, no se quiso limitar al rol que se le reservaba. Con una exquisita formación clásica fue historiadora y conspiradora política y solo su sangre real le hizo acabar en un convento en lugar de decapitada. Allí escribió La Alexíada (Ático), el relato del reinado de su padre. Una forma de entender a aquellos griegos tan romanos como medievales. 

‘UN HOMBRE OCIOSO’ 

Por las callejuelas de Estambul

Hay vida en la literatura turca contemporánea más alllá del nobel Orhan Pamuk. Como esta recuperación de Yusuf Atilgad, que con tan solo dos novelas fue pionero de la moderna novela turca . Su primera y más famosa obra, Un hombre ocioso (Gallo Nero), publicada en 1959, se sitúa en la estela de renovación europeista de Ataturk y a la vez evidencia las contradicciones de la joven república. Aunque Atilgad se confesaba lector de William Faulkner, en el relato más bien descarnado e intenso del protagonista, un hombre innominado que se pasea sin rumbo por las calles abigarradas de Estambul, late la influencia nihilista de 'El extranjero' de Camus.