23 oct 2020

Ir a contenido

FESTIVAL DE CINE DE SEVILLA

Kadakaisi, el Cadaqués chino

El director catalán Lluís Galter presenta en el festival de Sevilla 'La substància', documental sobre la réplica oriental de la localidad ampurdanesa

Nando Salvà

Kadakaisi, en un fotograma de ’La substància’, de Lluís Galter.

Kadakaisi, en un fotograma de ’La substància’, de Lluís Galter.

¿Qué es lo que hace de Cadaqués un lugar tan especial? ¿Es su personalidad algo único o quizás puede ser exportada? Si es así, considerando cómo se masifica la localidad ampurdanesa en verano, ¿no sería buena idea copiarla en otras geografías? ¿O quizá eso corrompería su esencia?

Esas preguntas y otras muchas se hace Lluís Galter en su nueva película, 'La substància', que acaba de presentarse en el Festival de Sevilla. Y para hacerlas viaja a Kadakaisi, un exclusivo complejo vacacional de 800.000 metros cuadrados en el sudeste de China que lleva construyéndose desde el 2012 a imagen y semejanza del pueblo pesquero de casas blancas y tejados rojos que Salvador Dalí puso en las guías turísticas. La idea de la película, nos explica el director de Figueres, es “crear con un tercer Cadaqués, un simulacro creado para existir únicamente dentro de la película, cruzando dos espacios reales que son irreconciliables tanto estética como conceptualmente”.

El director catalán Lluís Galter.

El director catalán Lluís Galter.

Mientras buscaba ese espacio virtual, lo que Galter por de pronto encontró en China fue “un lugar del todo fantasmagórico e inquietante, prácticamente acabado pero en el que no vivía nadie y en el que todo estaba por hacer”. Los vigilantes de seguridad, recuerda, iban vestidos de 'cowboy', y los locales vacíos destinados a futuros negocios estaban tapiados con fotos de locales barceoneses como Quimet & Quimet y Granja Viader.  

LA IDENTIDAD GANADA Y PERDIDA

“Era inquietante porque, a pesar de estar a 6.500 kilómetros de distancia, el choque cultural desaparecía,”, explica el director. “No estábamos en casa, pero no nos sentíamos perdidos. Lo chocante era que no había choque”. En ese sentido, 'La substància' medita sobre cómo adquieren los espacios su identidad, pero también sobre cómo la pierden. “Pasear por las calles del Cadaqués original hoy en día transmite cierta sensación de decadencia. Es un lugar que ha vivido muchas cosas pero que hoy se ha convertido en un escaparate”. También en una franquicia: a finales del 2010 ya se inauguró Cadaqués Caribe, un complejo turístico situado en República Dominicana.

Un fotograma de 'La substància', de Lluís Galter.

Un fotograma de 'La substància', de Lluís Galter.

¿Pueden espacios urbanos concebidos como réplicas llegar a adquirir ese intangible -'La substància' lo llama alma- que lugares como Cadaqués irradian? Galter opina que sí. “El origen de Kadakaisi es una perversión, pero a la vez es un lugar nuevo y por tanto no está pervertido. A su manera es genuino y conecta con el Cadaqués de hace 60 años, previo a Dalí, más ingenuo y puro”. Joan Borrell, alcalde del pueblo catalán en 2010, aseguró en su día que la existencia de la copia aumentaría el deseo de la gente de conocer el original. “Yo no lo creo, porque con el tiempo esa nueva ciudad se convertirá en la versión original de sí misma. Y allí es mucho más fácil aparcar”. 

'La substància' es solo la segunda película de Galter. El éxito artístico de la primera, 'Caracremada' (2010) -ganadora del Sant Jord a la Mejor Ópera Prima- no dio pie a presagiar un paréntesis creativo tan prolongado. “Yo mismo pensé que mi segunda película llegaría antes, quizá fui muy ingenuo. Intenté poner en marcha proyecto de ficción un par de veces, pero no conseguí financiación. Fue muy frustrante”. Los malos tiempos, en todo caos, trajeron consigo valiosas lecciones. “Con apoyos o sin ellos, a partir de ahora voy a rodar más. Si eres director y no ruedas, te oxidas”.