30 nov 2020

Ir a contenido

FESTIVAL 'DE CAJÓN!'

José Mercé: "No es fácil aunar flamenco con otros estilos"

El cantaor jerezano presenta 'Doy la cara', disco realizado en colaboración con artistas muy diferentes, en el Palau de la Música Catalana

Marta Cervera

José Mercé, la semana pasada, en Barcelona. 

José Mercé, la semana pasada, en Barcelona.  / ALBERT BERTRAN

José Mercé (Jerez de la Frontera, 1955), leyenda del cante con una sólida trayectoria, es una de las estrellas del Festival De Cajón! Este viernes se presenta en el Palau de la Música 'Doy la cara'. En él, sin abandonar su voz flamenca, se acerca a otros estilos junto a grandes figuras como Alejandro Sanz ('Contigo aprendí'), Ainhoa Arteta ('Nostalgias'), Pablo Alborán ('Tu frialdad') y Joaquín Sabina ('Y sin embargo').

¿Cómo hizo la selección de temas y artistas? Yo tenía claro qué quería cantar y después miramos quién iba a cantar qué conmigo. Lo decidimos con Javier Limón, productor del disco  que ya se ocupó de mi anterior disco ‘Mi única llave’. Pero también dimos a escoger a los invitados. Al fin y al cabo, a la hora de interpretarlos me tuve que adaptar más yo a su estilo porque el flamenco es más complicado.

¿'Doy la cara' es más pop que flamenco? Es una mezcla. Por más que me haya acercado a otras formas musicales, lo que está claro es que yo nunca dejaré de ser flamenco. En el Palau dedicaré la primera parte del concierto a canta por soleá, por seguirillas, por alegrías… Después empezará a entrar mi gente, mis músicos y voy a dar la cara, es decir, a presentar algunas canciones de este disco donde canto a dúo con diferentes artistas a los que admiro.

¿A quienes ha invitado al Palau? Es una sorpresa. En cada sitio es distinto, depende siempre de las posibilidades de cada artista.

¿Cuál es el mejor recuerdo de grabar 'Doy la cara'? Haber podido trabajar a gusto con grandes músicos y compañeros. Todos han querido estar ahí. No lo han hecho por cumplir. Han querido cantar y a veces lo han hecho hasta mejor que en toda su vida. He disfrutado mucho con todo el proceso.

¿Y que fue lo peor? No es fácil aunar el flamenco con otros estilos. Una de las cosas que más me costó es saber cuando tenía que entrar cuando cantaba con ellos. En el flamenco el cante es más anárquico. Pero en 'Doy la cara' tuve que acoplarme más a la partitura y a otro tipo de música. Pero de todo aprendes y eso también es hermoso.

¿Cómo fue grabar con Pablo Alborán? Con él al principio iba a cantar otra pieza pero me sugirió grabar 'Tu frialdad', una canción de Triana, gran grupo de hace 40 años. Y me encanta como ha quedado. Me doy cuenta que cada vez aprendo más de la gente más joven. Ellos lo ven todo más rápido que yo. Y no solo en la música, también se manejan mejor con el Twitter y Facebook. Supongo que todo eso ayuda a la hora de captar cosas antes.

¿Con todos grabó cara a cara? Es que no me va trabajar a distancia y mandar un tema a alguien para que ponga su parte. Yo necesito mantener un contacto humano y directo. Todo sale de otra manera cuando te reúnes y estás en el estudio para reír, para enfadarnos…

¿Quién se enfadó? A ver, más que discutir lo que hubo fue mucho diálogo. Por eso no le veo el sentido a trabajar desde lugares diferentes. En este sentido soy antiguo, lo admito. Necesito sentir cerca a aquellos que colaboran conmigo. La música requiere proximidad.

¿Qué canción supuso mayor exigencia para usted? 'Nostalgias', con Ainhoa Arteta. Era un tema muy difícil y, aunque me sentí muy bien interpretándolo, notaba que ella iba mil tonos por encima mío. 

¿Y qué me dice del tango que se marca en ‘Volver’, con Andrés Calamaro? Nos divertimos mucho los dos porque yo lo canto normal, como es el tango argentino, mientras que él lo pasa al jazz con la armónica de Antonio Serrano. Pero es que cada tema tiene su alma, su corazón.