Ir a contenido

ESTRENOS DE CINE

El milagro en el Hudson que encandiló al mundo

Tom Hanks da vida en 'Sully' al capitán Chesley Sullenberger, héroe que logró amerizar junto a Manhattan salvando a todos los pasajeros de su avión

Idoya Noain

El avión de US Airways siniestrado, flotando sobre el río Hudson.

El avión de US Airways siniestrado, flotando sobre el río Hudson. / AP / STEVEN DAY

Un avión volando demasiado bajodemasiado cerca de los rascacielos de Manhattan. Aunque hubieran pasado más de siete años desde los atentados del 11-S, la imagen que aquel frío 15 de enero del 2009 vieron cientos de neoyorquinos desde sus ventanas o a pie de calle despertó viejos escalofríos. Pero ese Airbus A320 de 70 toneladas, al que un encuentro con una bandada de gansos del Canadá menos de dos minutos después de despegar del aeropuerto de La Guardia había inutilizado los dos motores, acabó amerizando en el río que separa Nueva York de Nueva Jersey. El vuelo 1549 de US Airways que tenía como destino Charlotte (Carolina del Norte) pudo acabar en tragedia, pero lo que acabó siendo es lo que incluso el entonces gobernador, David Paterson, bautizó como “el milagro en el Hudson”: un incidente aéreo en el que sobrevivió todo el pasaje, 150 pasajeros y los cinco miembros de la tripulación. Y con el milagro nació un héroe: el capitán Chesley Sullenberger III, el ‘Sully’ al que ahora da vida en el cine Tom Hanks.

Desde el primer momento el piloto fue identificado como el obrador de ese “milagro” por las autoridades, los medios de comunicación, los pasajeros y toda la gente que participó en el agilísimo rescate, otra clave que evitó congelaciones y más hipotermias en un río helado y con el termómetro a siete grados bajo cero. Y no era solo que el experimentado comandante, un experto en seguridad graduado en la Academia de la Fuerza Aérea y con 19.000 horas de vuelo a sus espaldas, hubiera conseguido lo que nadie antes. Había detalles, como el que contó ese mismo día el entonces alcalde Michael Bloomberg, que relató como el piloto, el último en salir del avión, no evacuó hasta darse dos paseos por el interior de la cabina antes para asegurarse de que no quedaba nadie. Fue también el primer edil quien resumió el aplomo y el carisma de Sully dándole el apodo "Capitán cool".

DECISIÓN CORRECTA

Como retrata 'Sully', la película de Clint Eastwood, las autoridades de seguridad en el transporte cuestionaron que el piloto hubiera tomado la decisión correcta. Pero para los estadounidenses, que esos días se preparaban para la histórica toma de posesión de Barack Obama como presidente, el copiloto, las tres azafatas y, sobre todo, Sully, entraban inmediatamente en el panteón de sus héroes. Y de sus estrellas: fueron entrevistados en incontables programas de televisión, Nueva York les dio las llaves de la ciudad, recibieron todo tipo de homenajes y en febrero fueron invitados y ovacionados en la Super Bowl.

Fotograma de la película de Clint Eastwood 'Sully', con Tom Hanks (izquierda) y Aaron Eckhart.

Con todos los focos en él, Sullenberger aprovechó también para denunciar los recortes en los salarios y las pensiones de los pilotos y alertó de la tendencia de contrataciones en las aerolíneas que priman el ahorro sobre la seguridad, un mensaje que lanzó en el Congreso y también en el programa de Jon Stewart.

SULLYSULLENBERGER.COM

El capitán Chesley Sullenberger.

Sully fue también lo que Howard Rubenstein, gurú de las relaciones públicas en EEUU, llamó esos días “el sueño de un publicista”. Rubenstein predijo que llegarían lucrativos contratos para libros, películas, anuncios... Y no se equivocó. Para octubre del 2009 estaba en las librerías 'Highest Duty', el primero de los dos libros acordados en un contrato de más de tres millones de dólares (el segundo se publicó en el 2012).

SUS PALABRAS

Retirado en el 2010, Sully se convirtió también en conferenciante y fue contratado como experto en aviación por una cadena de televisión. Ahora llega la película de Eastwood. Y resucitan el milagro y el héroe del Hudson, aunque él siempre haya buscado explicaciones más humanas a lo que sucedió. Lo decía en una de las entrevistas que dio en aquellos primeros días. “Durante 42 años he estado haciendo ingresos pequeños y regulares en el banco de la experiencia, la educación y la formación. Y el 15 de enero había suficiente en la cuenta como para que pudiera sacar mucho”.