Ir a contenido

Truco o truco

Xavier Bru de Sala

Truco o truco

Fue en una espantosa noche de Halloween. Un siniestro economista del sistema disfrazado de O’Lantern descubría la fórmula mágica para romper el trato y apuntarse al truco: las calabazas espantosas de la desregulación, el abracadabra del estado mínimo, maldiciones a chorros para los pobres, los bolsillos de los ricos más y más henchidos.

Si Halloween se ha universalizado no es solo debido a la globalización de las costumbres, y de los consumos, sino porque la noche de los muertos y los espíritus que aterrorizan tiene más castaña que los reblandecidos moniatos (otra cuestión son los 'panellets', sobre todo los que no llevan trampa, si es que nos quedan pasteleros calvinistas). Por ello debemos temer al inventor del truco o trato, Jack O’Lantren, que en ausencia de regalo por parte de quienes topaban con él (trato), procedía a hacer un truco que convocaba la desgracia sobre aquellos que no le daban lo que exigiera, aunque fuera todo y del todo. Para los pobres, mal el trato, pero mucho peor el truco.

La economía lleva ya dos décadas jugando al Halloween neoliberal: truco o truco, que el trato ya no es necesario

A partir de los noventa, el trato del bienestar socialdemócrata, ofrecido por la derecha a los pobres europeos para salvarlos de votar comunista, se ha visto sustituido por el truco del incremento galopante de la desigualdad. Los perjudicados han tardado un cuarto de siglo en reaccionar y, divididos como de costumbre, los descreídos impulsan nuevas izquierdas mientras los temerosos se someten a la servidumbre voluntaria de la derecha populista y sus lacayos.

El mundo funcionaría sin duda mejor si la cultura, de la popular a la elitista pasando por la académica, tuviera tanta habilidad para idear soluciones como para descubrir los trucos del poder para someter a la buena gente. El mundo se vuelve más rico y Occidente más desigual. Temblad, masas, temblad de miedo. Si no votáis a quienes os manipulan, O’Lantern os rebajará las pensiones, alargará las listas de espera y negará enseñanza de calidad a vuestros hijos. En vez de truco o trato, truco o truco.

Temas: Halloween

0 Comentarios
cargando