Ir a contenido

LA ÚLTIMA ESTRELLA CINEMATOGRÁFICA DE MARVEL

El héroe más psicodélico

Pese a tener etapas brillantes, los cómics del Doctor Extraño, personaje creado por Steve Ditko y Stan Lee, nunca han gozado de demasiado éxito

Joel Mercè

La última estrella cinematográfica del universo Marvel, el Doctor Extraño, no ha sido nunca una de las más brillantes de la editorial. Stephen Strange apareció por primera vez en 1963, en una historieta de cinco páginas que complementaba las aventuras de la Antorcha Humana (el personaje de los Cuatro Fantásticos) en el número 110 de la serie 'Strange Tales'. Sus creadores fueron los mismos que apenas un año antes habían dado vida a Spiderman: el dibujante Steve Ditko y el omnipresente guionista Stan Lee.

Strange se presentaba como un hechicero experto en magia negra y sus aventuras transcurrían en dimensiones y mundos a cual más psicodélico y surrealista. Uno de los guionistas de la Marvel en aquellos días, Roy Thomas, afirmaba que «los lectores de Doctor Strange de aquella época debían pensar que en Marvel le dábamos a las drogas». Meses después de la primera aparición del personaje, sus creadores explicarían de dónde había salido: uno de los mejores neurocirujanos del mundo, pero también uno de los más mezquinos, sufrió un tremendo accidente de coche que le destrozó las manos. Hundido y sin esperanza, se dejó llevar por rumores que hablaban de un extraño anciano que podría curarle con su magia. En lugar de sanarle, el anciano le dio una nueva vida. Lo convirtió en su aprendiz y, con el tiempo, en el mejor mago del mundo. El doctor Stephen Strange, cirujano, se convertía en el Doctor Extraño, el hechicero supremo. 

En los años 70, la del Doctor Extraño se convirtió en una de las series punteras de Marvel de la mano del guionista Steve Englehart y de los dibujantes Frank Brunner y Gene Colan. Un personaje tan dado a la psicodelia tenía que funcionar sí o sí en una época tan propicia a los excesos lisérgicos. Pero poco después empezó a languidecer y acabó en el rincón de los personajes de culto. O, mejor dicho, de los personajes con pocos seguidores y a los que los guionistas no acaban de encontrar el punto. Durante dos décadas pasó con más pena que gloria, casi siempre con una colección en el mercado pero nunca en primer plano.

EL REGRESO

En el 2004 apareció un cómic titulado 'Strange', que modernizaba el origen del personaje y con el que la editorial empezaba a encontrarle un rumbo adecuado. Dos años más tarde se publicaba 'El juramento', uno de los mejores tebeos modernos del Doctor Extraño. Escrito por Brian K. Vaughan y dibujado por el barcelonés Marcos Martín, es el tebeo favorito del actor Benedict Cumerbatch.

Poco después, Marvel integraba al Doctor en Los Vengadores. Salir en el tebeo más popular de la editorial y ponerse en marcha la película fue todo uno. Desde el 2015, el Doctor Extraño vuelve a tener un cómic propio todos los meses y las ventas no van nada mal.  Quizá ya no sea un tebeo tan inaccesible como antaño, pero sigue siendo, cuando menos..., extraño.

0 Comentarios
cargando