Ir a contenido

ESTRENO EN LA VILLARROEL

'La treva', conflictos a gran y pequeña escala

Julio Manrique dirige esta tragicomedia sobre una pareja de periodistas de guerra ambientada en Nueva York

Clara Segura, David Selvas, Ramon Madaula y Mima Riera protagonizan el aclamado texto del norteamericano Donald Margulies

Marta Cervera

De izquierda a derecha, Julio Manrique, Clara Segura, Ramon Madaula, Mima Riera y David Selvas, en el escenario de La Villarroel que acoge ’La treva’ hasta el 15 de enero.

De izquierda a derecha, Julio Manrique, Clara Segura, Ramon Madaula, Mima Riera y David Selvas, en el escenario de La Villarroel que acoge ’La treva’ hasta el 15 de enero. / JOAN CORTADELLAS

Clara Segura y David Selvas, dos destacados actores, viven su particular guerra personal en 'La treva', un aclamado texto del norteamericano Donald Margulies cuyos protagonistas son una pareja formada por una fotógrafa y un reportero especializados conflictos bélicos. Ella, Sarah, debe someterse a una parada forzosa tras resultar herida en su último destino, Irak. Cree que acercarse al peligro es imprescindible para realizar su trabajo. ¿O no? Esta es una de las múltiples preguntas que ella y James (David Selvas) se plantean en la obra, una tragicomedia que La Villarroel ofrece a partir de este martes y hasta el 15 de enero. La primera versión catalana de la obra es una producción de La Brutal, que en esta ocasión se ha aliado con el teatro de Focus y Bitó

Acostumbrada a lidiar con la muerte y la incertidumbre, a Sarah le cuesta desconectar de Mosul y acostumbrarse al plácido ritmo de vida en su apartamento de Nueva York, situado en una de las zonas más de moda de Brooklyn. Pero lo que más le impactará es el cambio de vida de su editor Richard (Ramon Madaula), algo que obligará a la pareja a replantearse su vida. A sus 50 años, su amigo les anuncia que ha decidido unirse a Mandy (Mima Riera), una atractiva relaciones públicas a la que dobla en edad, y fundar una familia. "Esta es la bomba que el autor deja caer. Aunque la guerra es el telón de fondo de esta obra  donde se habla de grandes temas, la pieza también gira en torno de una pareja que debe tomar decisiones", ha explicado Julio Manrique, director del montaje. "Llega un momento en el que debes elegir, has de mojarte y te tienes que definir. En eso consiste madurar: mirarte de frente al espejo y preguntarte qué quieres".

PROFUNDIDAD Y HUMOR

Todo transcurre en un único espacio, el apartamento, donde a lo largo de nueve meses los personajes discuten tanto cuestiones ético-morales como personales: el difícil equilibrio entre la vida profesional y la vida privada, el compromiso y la función de los reporteros de guerra. "La obra es muy profunda pero el autor lo explica todo con mucho sentido del humor. A veces hay situaciones que son cómicas de lo violentas que llegan a resultar", ha añadido el director. "En ella nadie tiene la razón y todos tienen sus razones".

Tanto Segura como Selvas, aparte de documentarse, se entrevistaron con periodistas especialistas en conflictos bélicos, entre ellos Marc Marginedas, de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA, y David Bassa, de TV3 para entender mejor sus personajes. "¿Cómo puede vivir alguien de forma normal en la sociedad cuando se ha acostumbrado a vivir al límite? ¿Hay que arriesgar para captar una buena imagen? ¿Cuánto hay de compromiso verdadero y cuánto de ego a la hora de conseguir la mejor foto?", se peguntan todavía hoy los intérpretes. "Más que respuestas esta obra plantea muchos interrogantes", sentencia el director.     

"Entiendo la adicción al trabajo de mi personaje porque en mi carrera también hay algo de eso. Por suerte ser madre hace replantearte las cosas, tus prioridades cambian", ha explicado Segura. Para construir su personaje el autor se inspiró entre otros en Linsey Addario, autora del libro 'En el instante preciso', 'Time Stand Still' en inglés, que es precisamente el título original de la pieza. "Lo más difícil es hacer emerger la complejidad de los personajes porque son muy poliédricos", comenta Segura.

NI UNA SOLA IMAGEN 

Pese a las fotografías las que se hace referencia en la obra, las imágenes que miran a veces los protagonistas nunca se muestran al espectador. Solo se explican a través de las reacciones y comentarios de los intérpretes.  

"Entre los debates que plantean está si la avalancha de imágenes bélicas acaban por insensibilizar a la gente", comenta Madaula, quien define su personaje como "un editor que ha descubierto que le gusta ser frívolo y ha hallado a la mujer perfecta". La otra pareja, en cambio, "tiene ideales" y por ende muchos conflictos ético-morales derivados de su arriesgado trabajo.

Selvas considera que la obra engancha porque "va de lo micro a lo macro". Y añade: "Habla de cosas muy humanas. Desde nuestro posicionamiento ante la vida hasta si es más valiente trabajar en una zona de guerra o atreverse a tener un hijo, como hace el editor". La honestidad con la que hablan los personajes es otro de sus puntos fuertes. Cada uno defiende su postura. Mandy lo hace "sin intentar herir los sentimientos de nadie pero sin miedo". Clara y James, en cambio, son más directos. 

La Brutal, productora fundada en el 2011 por actores y directores como David Selvas y Julio Manrique, entre otros, ofrecerá también esta temporada 'Vides privades', de Noël Coward, en el Borràs. En ella colaborarán por primera vez con Juan Cavestany, de Animalario, quien se ocupará de la dramaturgia. Selvas lo dirigirá. "Aún no nos hemos podido reunir pero la idea es dar un toque contemporáneo a esta comedia", adelanta Selvas. Aunque se estrenará en catalán, "la voluntad" es poder llevar a Madrid una versión en castellano.