23 sep 2020

Ir a contenido

NUEVA TEMPORADA EN LA PLAZA DELS ÀNGELS

El Macba dedicará, por fin, una exposición a Brossa

El centro presenta programa y equipo directivo, y anuncia déficit cero

Natàlia Farré

’Tinter abocat’ (1969), uno de los poemas visuales de Joan Brossa.

’Tinter abocat’ (1969), uno de los poemas visuales de Joan Brossa. / TONY COLL ESTEVA

Herencia expositiva, nuevo equipo, déficit cero y ocupación de la plaza dels Àngels en 'stand by'. Esta es la apuesta de Ferran Barenblit para la temporada que ahora empieza, presentación que llega justo cuando se cumple un año de su acceso a la dirección del Macba. Ya lo avisó entonces: el futuro del museo "no se hará rompiendo sino transformando". Y lo corrobora ahora: "Ya dije que asumía de la primera a la última exposición previstas. Son tanto del anterior equipo como lo son de este. No lo veo como una herencia sino como un privilegio". Dicho lo cual, solo una de las muestras programadas para lo que queda del 2016 y los tres primeros trimestres del 2017 es una apuesta totalmente suya: 'Forensic Architecture'. El resto, 'Akram Zaatari', 'Gelatina dura', 'Poesía Brossa' y 'Miralda Madeinusa' ya estaban anunciadas y algunas, como la dedicada al poeta visual, llevan años gestándose y posponiéndose.

Así que, por ahora, la novedad más grande del museo es el equipo, renovado en su totalidad tras la marcha precipitada de la anterior dirección. Nuevo gerente: Josep M. Carreté, que hasta el pasado verano ocupó el mismo cargo en el MNAC; nueva conservadora jefe: Tanya Barson, que viene de ejercer una tarea similar en la Tate Modern; y nuevo responsable de programas: Pablo Martínez, que trabajó codo con codo con Barenblit en el Centro de Arte Dos de Mayo de Madrid. Los tres se han incorporado recientemente, así que lo suyo es proyectar antes de ampliar. Es decir, la expansión física del Macba y la ocupación de la plaza dels Àngels anunciada en el 2013 se mantiene pero se para hasta definir las líneas del centro: "Queremos ligar la programación con el plan de usos, luego haremos una propuesta a la Administración", apunta Carreté.

DISCURSO DE FUTURO

Aunque el futuro se prevé muy próximo al pasado: mirar al mundo desde una posición no hegemónica, recuperar narrativas olvidadas, generar pensamiento crítico y expansión geográfica es el discurso que repiten los responsables del centro. Hasta aquí nada nuevo. Aunque Barson concreta un poco más, pone el foco en "la idea de interdisciplinalidad y la idea de performatividad", así como en hablar de "la conexión entre cuerpo y espacio, y género e identidad". Y también en "priorizar el discurso feminista" y "revisar el foco geográfico para mirar a Suramérica, Oriente Próximo, el mundo árabe y el Mediterráneo para estimular y desarrollar el dialogo sur-sur".

En este último concepto encaja la exposición de Akram Zaatari, cuyo material de trabajo son las fotografías de la diáspora árabe que conserva el Arab Image Foundation. La misma parte del mundo en la que se centran muchos de los trabajos de 'Forensic Architecture', un colectivo que analiza casos de violaciones de los derechos humanos para exponerlos a luz pública y ayudar a su resolución. Los años 80, otra de las líneas narrativas del Macba, y, sobre todo, aquellas historias que han quedado fuera del relato oficial de la década, serán el hilo conductor de 'Gelantina dura'. Antes, la temporada la abrirá Miralda y toda su producción en Norteamérica desde los años 70 a la actualidad. Y el broche lo podrá 'Poesía Brossa', una revisión exhaustiva del trabajo del artista, desde sus primeros libros hasta sus últimas investigaciones plásticas. La muestra promete, no en vano lleva gestándose desde que en el 2011el Macba recibió en depósito el fondo de la fundación que gestiona su legado.

PRESUPUESTO

Todo ello con un déficit cero y un presupuesto de 10,9 millones de euros. La deuda, provocada por el impago de la aportación del Estado del 2012, será sufragada por una aportación extra del Ayuntamiento, la Generalitat, la Fundació Macba y el Estado. Esta última aún por confirmar, de no llegar, la asumiría el propio museo sacándola de su presupuesto.