Ir a contenido

CRÍTICA

'Los últimos días de Adelaida García Morales': cristalizaciones del olvido

Elvira Navarro noveliza la blanda transformación en sombra de una escritora que solo tuvo un momento de gloria

Domingo Ródenas de Moya

Elvira Navarro.

Elvira Navarro.

El título de esta novela presupone que el lector sabe que Adelaida García Morales fue una escritora que tuvo su momento de gloria y luego empezó a desvanecerse muy lentamente hasta hacerlo del todo, olvidada, deprimida y pobre, hace ahora dos años justos, en septiembre de 2014. Si lo sabe, descubrirá que el libro no pretende ofrecer una crónica de los terribles últimos días de la escritora; si no lo sabe, aprenderá que fue la autora de 'El sur', el relato en que se basó la película homónima Víctor Erice, por entonces su pareja. Eso explica que la novelita se publicara en 1985, después del estreno del filme, casi a la vez que García Morales ganaba el premio Herralde de novela con 'El silencio de las sirenas'. Ese fue el momento de gloria. Y, aunque no dejó de escribir y publicar en los años 90, su nombre había entrado ya en la zona de descarte.

'Los últimos días de Adelaida García Morales'

Elvira Navarro
Random House
128 páginas
14,90 €

Pero Elvira Navarro no ha querido narrar la paulatina extinción de una escritora que gozó de una fama temporal. El foco de su relato no apunta sobre García Morales porque, con acierto, Navarro sabe que esa escritora borrosa es lo que no puede ser explicado, el enigma doloroso de un silencio que progresó imparable y acabó ocupándolo todo. Como punto de partida le basta la anécdota tristísima -y real, según los dos 'email' del apéndice-, de que, un mes antes de morir, la novelista acudió a una oficina pública a pedir 50 euros para ir a visitar a su hijo. En la ficción, la concejala que no atendió su petición se convierte en la conciencia turbia de toda la sociedad, mientras que la realizadora que decide rodar un documental sobre la autora fallecida está más interesada en el resultado cinematográfico de su trabajo que conmovida por la historia que cuentan los testigos que participan. A través de estos testigos (dos mujeres y un psiquiatra) y de la concejala se introducen los datos sobre la personalidad y carrera de García Morales, sobre su estado depresivo y sobre su blanda transformación en sombra.

Navarro ha respetado con delicadeza el núcleo doloroso de este caso y quizá por eso mismo la figura de Adelaida García Morales aparece como un fantasma inaprehensible. Aun así, el epílogo meramente informativo añade páginas al libro pero nada a la novela.

           

            

0 Comentarios
cargando