El Ayuntamiento y Plensa negocian que la escultura 'Carmela' se quede en Barcelona

La pieza, ubicada frente al Palau de la Música, no se retirará el jueves como estaba previsto inicialmente

La escultura ’Carmela’ de Jaume Plensa, ubicada frente el Palau de la Música.

La escultura ’Carmela’ de Jaume Plensa, ubicada frente el Palau de la Música. / FERRAN SENDRA

Se lee en minutos

NATÀLIA FARRÉ / BARCELONA

Tenía que ser una instalación efímera, una muestra del arte de Jaume Plensa con fecha de inicio, 7 de abril, y final, hoy. Pero la campaña activada por los vecinos del barrio para que 'Carmela', los 4’5  metros de escultura de hierro fundido con cara de niña que hay frente al Palau de la Música, se quedara ha dado sus frutos. Jaume Collboni, teniente alcalde de Cultura, ha anunciado este sábado que el Ayuntamiento está negociando con el artista para que la obra permanezca en Barcelona de forma indefinida. Solo hay un escollo: la pieza está comprometida con una ciudad de EEUU. De momento, hay plazo hasta el 29 de octubre para decidir, y hasta ese día Carmela seguirá en su emplazamiento actual. 

Hasta entonces los turistas podrán seguir haciéndole fotografías y los vecinos disfrutando de una vista que afirman embellece, da vida al barrio y atrae a la gente. Y la ciudad entera deleitándose con una de las cabezas de niña con ojos cerrados que más identifican los últimos trabajos de Plensa. Porque Barcelona tiene esculturas del artista en su espacio público, cuatro, pero todas de dimensiones reducidas, todas datadas en los 90 y todas con poco o nada a ver con su creación actual.

PROYECTO APARCADO

Te puede interesar

De manera que con la permanencia de Carmela la ciudad se pondría al día con la producción de uno de sus autores más internacionales y más olvidados. Vean si no: hasta 1996 hay que remontarse para encontrar su última, además de primera, gran exposición en Barcelona. Y nada se sabe de la muestra prevista en el Macba  para el 2017. Olvido que Collboni parece tener claro: "Plensa es uno de nuestros creadores más importantes, con una destacada proyección internacional, pero del que desgraciadamente gozamos poco en ele espacio público de Barcelona".

Si las negociaciones progresan y 'Carmela' se queda donde está, es más que probable que el proyecto tan soñado por Plensa de dotar a la ciudad con una icónica escultura, un encargo de Xavier Trias, de 52 metros de altura (el monumento de Colón mide 60), con cara de mujer y ubicada en el espigón del gas quede definitivamente aparcado.