Ir a contenido

FESTIVAL DE TEATRO

Catarsis con Ernesto Collado en Tàrrega

El rompedor actor y creador triunfa en la feria teatral con el montaje participativo 'Si sabes lo que hay', donde el público hace gimnasia y baila 'El bolero' de Ravel

Imma Fernández

El espectáculo de Ernesto Collado Si sabes lo que hay, en la Fira de Tàrrega.

El espectáculo de Ernesto Collado Si sabes lo que hay, en la Fira de Tàrrega. / RAMON GABRIEL

"Si sabes lo que hay que hacer para estar mejor y no lo haces, entonces estás peor", La sabia reflexión pende proyectada en la pared en la última propuesta del barcelonés Ernesto Collado, un artista rompedor que busca nuevos caminos de comunicación con el público, alejados del teatro convencional. Ya hizo de las suyas a golpe de martillo en la FiraTàrrega del 2014, entonces acompañado de Piero Steiner en 'Constructivo', y ahora vuelve con 'Si sabes lo que hay', que se programó en el último Grec. Se presenta a solas con su irresistible poderío escénico y un objetivo: que los asistentes, más allá del juego lúdico participativo, "piensen otra manera de estar juntos".

Con los espectadores de pie en un espacio vacío, Collado empieza la función invitando al personal a caminar, como "ya se hacía en el Paleolítico" y a mirar al otro, para seguidamente proponer una tanda de ejercicios gimnásticos que los presentes aceptan alegremente. "El público es muy obediente", contaría después tras su extenuante interpretación al frente de un ritual en el que a través del movimiento consigue llevar a los participantes a una catarsis colectiva culminada con el baile, cada uno a su manera, de 'El bolero' de Ravel. Por el camino quedaron certezas, preguntas, inquietudes y dardos. Un vómito de mentirijillas (se vio que el fluido salía de un tetrabik de caldo), síntoma de lo mal que se encuentra él en este mundo a la deriva, y otras acciones que dispararon las risas de un público entregado.

UNA OBSESIÓN

Cuenta el creador que le persigue una obsesión, origen de esta y otras obras: "Como se ve en las películas, las series, los libros..., imaginamos de muchísimas maneras la llegada del fin del mundo, pero nadie se dedica a buscar soluciones". Lo dice con el lema "la felicidad no es una obligación" estampado en su camiseta negra.

La obra, que firma con su compañía Fundación Collado-Van Hoestenberghe, forma parte de un singular y ambicioso proyecto titulado ‘Praxis, exercicis en realisticisme’. "El próximo año queremos pasarnos 17 días en una furgoneta viajando por la autopista hacia el sol desde Bruselas a Barcelona y hacer paradas en las estaciones de servicio para representar una versión de este espectáculo, con ayuda de otros colaboradores, a todos los que encontremos: camioneros, turistas... Y de ahí saldrá la exposición ‘Qué hacer para estar’, prevista para el Arts Santa Mònica", explica, "Al menos los ejercicios les irán bien a los conductores para estirar los músculos". Fliparán, seguro.

PROPUESTA CIRCENSE DE SVALBARD

También han flipado los espectadores de la Fira con propuestas como la de la compañía circense sueca Svalbard, que ha colaborado en piezas de Animal Religion como la elogiada ‘Chicken Legz’, Con el burgalés Santiago Ruiz Albalate y el catalán Quim Giron (fundador de Animal Religion que ha sustituido a otro miembro del grupo) entre el cuarteto de artistas, la pieza 'All genius all idiot' entusiasmó especialmente a muchos por la virtuosa técnica de los acróbatas, al servicio de la exploración de la animalidad en el comportamiento humano. En un tono surrealista y gay ("aunque no lo somos", aclararon), los intérpretes se metieron en el pellejo de cuatro personajes que "salen de la basura en un mundo posapocalíptico" y atraviesan la delgada línea entre el genio y el idiota; el instinto y el intelecto. Hay luchas, cambio de roles (dominador-dominado) y acrobacias bestiales, como las del ‘mono’ Ruiz Albalate sobre la percha china, mucho humor y música en directo en un montaje que acabó con el público en pie tras un apoteósico in crescendo.

Escarlata Circus ha llegado al corazón del personal con la entrañable 'Corroc', una imaginativa experiencia poético-científica concebida como una visita a una colección de piedras en forma de ese músculo cardiaco símbolo del amor, del que Jordi Aspa y Bet Miralta explican historias y datos científicos. La compañía italiana multidisciplinar Ondadurto Teatro, por su parte, recrea en 'Cafe Europa' la misma historia que Nicole Kidman protagonizó en 'Dogville' bajo la dirección de Lars von Trier. Con menos crudeza, eso sí, que en Tàrrega hay niños por todas partes.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.