Ir a contenido

PROBLEMAS CON HACIENDA

Sabina, cliente de un despacho de abogados investigado por fraude fiscal

El cantante apunta que lo "tiene todo pagado" aunque admite la relación con el bufete Nummaira, que llevaba las cuentas de los imputados Imanol Arias y Ana Duato

Joaquín Sabina, en el escenario del Palau Sant Jordi de Barcelona, en diciembre del 2014.

Joaquín Sabina, en el escenario del Palau Sant Jordi de Barcelona, en diciembre del 2014. / FERRAN SENDRA

La oficina de Joaquín Sabina ha reconocido a la agencia Efe que el músico es cliente del despacho Nummaria, investigado por un fraude fiscal de 25 millones de euros por usar entramados empresariales para defraudar impuestos para sus clientes, si bien ha precisado que "él lo tiene todo pagado".

"Sí, le llevan las cuentas en Nummaria, pero allí hay 400 abogados. Él lo tiene todo pagado y ha tenido inspecciones como el resto de la profesión", ha asegurado su representante, José Navarro, molesto con la "intencionalidad" de una información publicada este jueves por 'El Confidencial', que recuerda que los actores Imanol Arias y Ana Duato, ambos clientes del bufete, están imputados en la causa.

El artículo afirma que la Agencia Tributaria investiga en la actualidad las empresas de Sabina y que, desde el 2013, el músico "dispone de una estructura societaria creada por el despacho de asesores fiscales Nummaria para conseguir suculentas deducciones en los ingresos que obtiene por actuaciones y venta de discos".

POSIBLE DENUNCIA POR FILTRACIÓN DE DATOS

Eso, según el medio digital, le habría permitido "albergar en condiciones preferentes un patrimonio de al menos 6.742.959 euros", mientras oculta parte de su riqueza. Navarro, quien no ha querido realizar más declaraciones, no ha descartado interponer una denuncia en la Agencia Tributaria por filtración de datos.

Cabe recordar que Sabina hizo frente hace años a un pago de más de 3 millones de euros que le exigió Hacienda, al empezar a considerar que las personas que constituyen sociedades para facturar como empresas -fundamentalmente, cantantes o actores- lo hacen con el objetivo de evadir impuestos, cuando este procedimiento antes se consideraba correcto.

En declaraciones a Efe en el 2015, el cantante y compositor dijo: "Soy un inútil para cuestiones administrativas, incluso para el dinero (...) Quería estar cumplido con Hacienda y hubo una diferencia de criterio, porque se consideraba que no tenía que tener una sociedad, pero es que (...) viajo con treinta y tantas personas y hay hoteles, gastos y ensayos".

SALUD Y NUEVO ÁLBUM

Sabina (Úbeda, Jaén, 1949), que hizo frente al pago para poder recurrir la disparidad de criterio en las liquidaciones de sus últimos ejercicios, se mantiene a la espera de que se vuelva a estudiar su caso. Su representante ha aprovechado para negar otra información reciente, según la cual "su entorno más cercano se muestra muy preocupado por el estado de salud", ya que se estaría "recuperando en un destino secreto de problemas relacionados con su corazón y su hígado", tras haber sido ingresado durante tres días en la clínica madrileña Ruber Internacional.

Según Navarro, Sabina trabaja en la actualidad en su nuevo álbum de estudio en solitario, "que podría estar listo para febrero", aunque se está preparando "con mucha calma" en pos "del mejor disco posible", por lo que no existe una fecha definitiva de salida.

"Ahora mismo van saliendo las canciones. Ya hubo un momento en el que Joaquín pensó que tenía todo el disco y finalmente se desecharon los temas. Hace tres meses escogió a Leiva como productor, y ambos han estado escribiendo juntos en Rota (Cádiz), con la intención de que entre en el estudio a grabar en diciembre", ha dicho.