25 sep 2020

Ir a contenido

CRÍTICA DE CINE

'Café Society': Tristeza detrás de la diversión

Quim Casas

Tráiler de ’Café Society’. (2016)

No es la primera vez que Woody Allen captura la atmósfera del tiempo pretérito. Siempre lo hace con una gran utilización de las luces ocres y ambarinas: 'Días de radio', 'La maldición del escorpión de jade', 'Magia a la luz de la luna'... Hay una parcela importante en la obra de Allen tras la cámara en la que la reconstrucción del pasado es esencial, y siempre hay en esa reconstrucción un gran componente de invención plástica. 'Zelig' sería un buen ejemplo.

'Café Society' pertenece a esta tendencia por la cuidadosa forma en que la fotografía de Vittorio Storaro nos traslada al Hollywood y al Nueva York de finales de los años 30. Pero forma parte también, y eso es más importante, de las comedias románticas más tristes de Allen. Está en sintonía con 'Manhattan', una obra maestra.

'Café Society' es una historia triste, aunque la luz, las situaciones distendidas, la presencia de Jesse Eisenberg y ese punto de etérea fascinación que sabe transmitir Kristen Stewart desde que se alejó de 'Crepúsculo' nos hagan pensar más en lo cómico que en lo dramático. Incluso la parte concerniente a los tejemanejes mafiosos de uno de los personajes está tratada de forma divertida.

Pero hay un gran poso de amargura e insatisfacción en esta nueva historia de amor imposible, obstaculizado aquí no por la edad, como en 'Manhattan', sino por la división de clases y la seguridad económica. El final es muy coherente, triste y bello. El resto, con el esperado jazz analógico de fondo, las bromas judías, los guiños al viejo Hollywood y los sinsabores del amor, demuestra que, tras algunos altibajos, Allen vuelve a estar en plena forma.

Café Society ★★★★

Dirección: Woody Allen
Con: Kristen Stewart, Jesse Eisenberg, Steve Carell, Blake Lively, Parker Posey, Corey Stoll
Título original: 'Café Society'
País: EEUU
Duración: 96 minutos
Año: 2016
Género: Comedia romántica
Estreno: 26 de agosto del 2016