ESTRENOS DE CINE

Joachim Lafosse: "Ser fiel a la realidad me importa un bledo"

El cineasta belga estrena 'Los caballeros blancos', película inspirada en el escándalo de la oenegé El arca de Zoé

El director de cine belga Joachim Lafosse, durante el rodaje de ’Los caballeros blancos’.  

El director de cine belga Joachim Lafosse, durante el rodaje de ’Los caballeros blancos’.   / FABRIZIO MALTESE

3
Se lee en minutos
Nando Salvà

En su sexta película, 'Los caballeros blancos', el director belga Joachim Lafosse se inspira en el caso real de El arca de Zoé, una organización humanitaria cuya cúpula fue detenida en Chad en el 2007 mientras intentaba evacuar a 103 niños de forma ilegal para darlos en adopción en Francia. Gracias a ella obtuvo el premio al mejor director en el Festival de San Sebastián.

Como sus películas previas, 'Los caballeros blancos' confirma el dicho 'el infierno está empedrado de buenas intenciones'. ¿Por qué insiste en ello? Me fascinan aquellos que se creen con el derecho de decretar lo que es bueno para los demás, y que con la excusa de que "el fin justifica los medios" cometen todo tipo de abusos. Si las buenas intenciones fueran suficientes para mejorar el mundo ya nos habríamos enterado, ¿no le parece? Imagínese que un africano llega a España y anuncia que va a cuidar y educar a cientos de huérfanos españoles, pero en lugar de eso intenta llevarse a África a esos niños de padres españoles. Occidente pondría el grito en el cielo.

La película permanece en todo momento con el equipo humanitario; no ahonda en el punto de vista de los africanos. ¿Por qué? ¿Quién soy yo para hacer una película sobre los africanos? Yo no sé nada de África. Haber puesto el foco en los niños, y haber intentado usarlos con intenciones sentimentales, habría sido tratarlos como objetos. No tenía ningún deseo de enfatizar asuntos como la pobreza, la piedad y la miseria. Tampoco creí que fuera honesto intentar meterme en la psique de los africanos.

"Tenemos inclinación a creer en lo que se nos dice. Nos resulta tranquilizador. Y eso explica que el populismo de la extrema derecha esté ascendiendo en Europa"

Pese a esto último, ¿cómo cree usted que los miembros de El arca de Zoé lograron imponer su mentira, llegando a engañar hasta al gobierno de Chad? Creo que, en general, tenemos inclinación a creer en lo que se nos dice. Nos resulta tranquilizador, nos calma. Ser crítico es más complicado. Eso es lo que explica que el populismo de la extrema derecha esté ascendiendo en Europa. Las personas que inspiraron mi película eran populistas humanitarios, ayatolás del derecho a decidir por el otro. Deberíamos desconfiar de cualquiera que diga: "Yo hago lo que hago para salvar al mundo". En todo caso, no olvidemos que tras los trabajadores humanitarios había otras personas.

¿Quiénes? De entrada, las 300 familias francesas que querían un niño y que aportaron 2.000 euros cada una para financiar la expedición. Su frustración por no poder tener hijos les hizo olvidar los derechos de esos niños. Nadie, jamás, inculpó a esas personas. Por otro lado, también la desafección de la clase política actual es responsable. Su incapacidad para regular eficazmente las adopciones es lo que permite iniciativas privadas como El arca de Zoé. Los politicos prefieren aplaudir la caridad que tomar medidas. Es muy triste.

Noticias relacionadas

Rodó parte de la película en Chad, en aldeas muy pobres y con niños locales. ¿Se sintió en algún momento en una posición parecida a la de los protagonistas de su película? Es difícil evitar esa sensación. Un rodaje como el de 'Los caballeros blancos' inevitablemente plantea una confrontación entre el primer y el tercer Mundo. Llegamos con nuestras costumbres occidentales, nuestros equipos carísimos y nuestras certezas morales, pero por otro lado creo que fuimos totalmente francos con las personas con las que trabajamos. Les pagamos adecuadamente, no por compasión sino porque era lo justo, y nunca les hicimos creer ni que les íbamos a solucionar la vida ni que nos los íbamos a llevar a Francia con nosotros.

En última instancia, ¿hasta qué punto refleja 'Los caballeros blancos' la realidad del caso de El arca de Zoé? Francamente, ser fiel a la realidad me importa un bledo. Cualquier película que recrea un caso real es una ficción, una subjetividad y una elaboración. De los hechos se encargan los historiadores y los reporteros de tribunales. Tendría que estar loco para sentarme con usted y decirle: "Sí, he contado la verdad sobre este caso". Quienes se creen en posesión de la verdad son los mismos que acaban poniendo bombas. Al final, lo único que importa de una película es que haga las preguntas correctas, y que dé espacio al espectador para que adopte su propio punto de vista.