Ir a contenido

Anna Casassas, Premi Trajectòria

Por primera vez en 20 años el galardón de la Setmana del Llibre en Català distingue a una traductora

ERNEST ALÓS / BARCELONA

Anna Casassas.

Anna Casassas. / ERNEST ALÓS

En la presentación del programa de la Setmana del Llibre en Català se ha anunciado el nombre de la ganadora de la 20ª edición del Premio Trajectòria, que se entregará el 7 de septiembre. Este año, por primera vez, se ha distinguido a una traductora, Anna Casassas (Barcelona, 1958), tanto por la calidad de su trabajo con autores en lengua francesa e italiana (desde grandes autores literarios como Claudio Magris, Víctor Hugo, Honoré de Balzac, Jean Echenoz, Amin Maalouf y Molière a figuras del género negro como Georges Simenon, Andrea Camilleri, Antonio Manzini o Maurizio de Giovanni) como para reconocer la labor del colectivo de traductores y recordar el nivel de calidad que ha alcanzado en los últimos años la traducción literaria en lengua catalana.  

¿A parte de cuestiones retributivas y de derechos, qué otras reclamaciones tiene el colectivo de los traductores? Es un círculo vicioso. Queremos que se valore económicamente nuestro trabajo, pero para que eso sea posible es necesario que tenga reconocimiento. Que aparezca nuestro nombre en las portadas, que en las reseñas en los medios se cite el nombre del traductor... ¡y si hubiese críticas de las traducciones, eso ya sería perfecto!

A parte de valorar el papel del traductor, con el premio también se ha querido destacar el gran nivel que vive la traducción literaria en catalán. ¿Cree que los lectores son consciente de ellos o aún se mantienen aquellos prejuicios de hace 20 años contra la calidad de esas traducciones de la literatura internacional? En la época de la república ya hubo unos traductores magníficos. Después vino una larga época de dificultades, en que la traducción fue obra no diré de aficionados, pero si de no profesionales. Y con un modelo de lengua cojo. Las traducciones al catalán cogieron mala fama durante todo este largo bache. Pero esa situación se ha superado, y hay traducciones de mucha calidad. Cuando acudes a presentacioanes de libros o hablas de tu trabajo con lectores y hay quien te dice que vuelve a leer en catalán porque ha encontrado una traducción que estaba muy bien, eso es toda una satisfacción.

Usted y su colega Pau Vidal han traducido decenas de libros de Andrea Camilleri, y me consta que el escritor italiano es muy consciente de la calidad de sus traducciones al catalán. Camilleri, además, es muy amigo de Pau. Tener contacto con los autores es interesante. Llegue un momento en que me animé a consultarles directamente, y el esfuerzo vale la pena. Y después de haberte sumergido durante meses en la obra de un autor, a veces te encuentras que viene invitado por la editorial y tú te enteras por la prensa, sin tener la posibilidad ni siquiera de saludarlo. Otra cosa que encuentro a faltar es un espacio donde poder explicar por qué has tomado las opciones que has tomado al traducir a un autor.

0 Comentarios
cargando