Ir a contenido

LA GRAN CITA DEL HEAVY Y EL HARD ROCK

Can Zam, la capital del metal

El Rock Fest Barcelona reúne a las estrellas del rock duro en Santa Coloma: Iron Maiden, King Diamond, Whitesnake, Twisted Sister, Slayer...

Jordi Bianciotto

Bruce Dickinson, en un concierto de Iron Maiden en Barcelona, en el 2014.

Bruce Dickinson, en un concierto de Iron Maiden en Barcelona, en el 2014. / FERRAN SENDRA

En tres años, discretamente, un nuevo gigante de los festivales ha ido creciendo en el flanco norte de la capital catalana. Es el Rock Fest Barcelona, que cierra filas con un imaginario, el del heavy metal y el hard rock, situado extramuros tanto de la música de consumo como del paisaje alternativo. No se anda con medias tintas: su tercera edición, desde este viernes hasta el domingo, aspira a congregar a 60.000 personas con un cartel encabezado por Iron Maiden.

No es exagerado afirmar que el Rock Fest convertirá estos días el parque de Can Zam, en Santa Coloma de Gramenet, en capital del heavy metal y cercanías: además del grupo británico actuarán King Diamond, Whitesnake, Twisted Sister, Slayer, Blind Guardian, Anthrax, Michael Schenker, Kreator, Overkill, Impellitteri..., y hasta 41 bandas, gran parte de ellas muy reconocidas en el sector, incluidas españolas como Mägo de Oz, Barón Rojo Rata Blanca.

Las estrellas

IRON MAIDEN. Dos años después de llenar el Sant Jordi, los británicos regresan con la voz de Bruce Dickinson al frente (recuperada tras su pulso con el cáncer) y portando el denso temario de ‘The book of souls’, rico en canciones largas y épicas, que combinarán con sus clásicos (Sábado, 16. 21.00 horas).


KING DIAMOND. El cantante danés, que en los 80 encabezó Mercyful Fate, vuelve tras una década de ausencia con un repertorio asentado en ‘Abigail’ (1987). Tenebrosa obra conceptual, con niñas fantasmagóricas y numerología, que escenificará en un ‘show’ de siniestra teatralidad (Viernes, 15. 1.15 horas).


WHITESNAKE. David Coverdale, que fue cantante de Deep Purple a mediados de los 70, propone un ‘grandes éxitos’ mientras coquetea con su retiro, que contempla para el 2017. Este Whitesnake cuenta con las guitarras de Rob Beach y Joel Hoekstra, y el histórico batería Tommy Aldridge (Domingo, 17. 22.15 horas).


SLAYER. Los californianos, pioneros del thrash metal, se han recompuesto tras la marcha por enfermedad (y posterior muerte) de su guitarrista Jeff Hanneman. Con Tom Araya y Kerry King al mando, mostrarán ‘Repentless’ y recalarán en clásicos como ‘Reign in blood’, que cumple 30 años (Domingo, 17. 1.00 horas).


TWISTED SISTER. Grupo fetiche del festival, actuó en las dos ediciones anteriores y repetirá en el marco de una gira que, según Dee Snider, es la última. Pionero de un metal con raíz glam, hace diez años que no publica disco pero se basta con himnos como ‘We’re not gonna take it’ (Domingo, 17. 23.40 horas).

Hablamos de un festival que, en la Barcelona de la música alternativa, electrónica y mestiza, y en una Catalunya más dada al pop y a la verbena folk, puede tener su punto de rareza. Sus organizadores se avienen a considerarlo “diferente” de los demás. “Cosa que nos alegra mucho: poder ofrecer algo distinto, en casa y que además es lo que nos gusta”, razona Jordi Rodero, director de operaciones del Rock Fest, que se toma con deportividad la históricamente discreta presencia del metal en los medios. “Somos los grandes olvidados, eventos mucho más pequeños pero con carteles más ‘cool’ o de moda centran más la atención, pero no le damos mucha importancia”.

SIN SUBVENCIONES

El Rock Fest Barcelona está organizado por una promotora independiente y no recibe subvenciones (“tampoco las queremos”), si bien cuenta con un convenio de colaboración con el Ayuntamiento de Santa Coloma para compartir gastos. También con el de Montmeló, que ofrece una zona de acampada comunicada con Can Zam a través de un autobús lanzadera. “Este es el sitio perfecto por localización, comunicaciones e infraestructuras”, destaca Rodero. El Rock Fest atrae a público de 56 países y tiene un impacto económico de un millón y medio de euros en la economía de Santa Coloma.

Ante sus dos escenarios gemelos, que se alternan para que no haya ni actuaciones solapadas ni largas esperas, desfilará un público “de 4 a 70 años”, dado que los gustos metálicos parecen heredarse de padres a hijos. “El año pasado tuvimos 600 menores de 12 años a los que regalamos una camiseta del festival”, revela Rodero. Los fans se renuevan, pero no tanto el ‘star system’, muy dependiente de grandes nombres con varias décadas a sus espaldas.

CAMBIO GENERACIONAL

Si el año pasado actuaron dos grupos que llevan un tiempo diciendo adiós, Judas Priest y Scorpions, este anuncian retirada Twisted Sister y Whitesnake. Si añadimos que otro clásico, Mötorhead, ya no existe, vemos que la primera división del género se va apagando. ¿No preocupa eso al Rock Fest Barcelona? “Estamos viviendo un cambio generacional, es ley de vida y nos quedan algunos años para vivirlo”, reflexiona Rodero, que confía en que “dentro de unos años, las nuevas generaciones de bandas pasarán a ser clásicos”.

El festival colabora con el Banc dels Aliments (el año pasado recogió seis toneladas de comida) y la asociación Asdent, que reúne fondos para la investigación de la enfermedad de Dent, de la que está afectado el pequeño Nacho, un niño de seis años de Santa Coloma. Flecos solidarios de una muestra cuyos organizadores se proclaman fans y que dan las gracias a los “aficionados al rock” por “convertir el Rock Fest en uno de los festivales de referencia en Europa en tan solo tres ediciones”.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.