03 abr 2020

Ir a contenido

Antonio Resines dimite como presidente de la Academia de Cine

El vicepresidente, Edmon Roch, también abandona la institución por el mismo motivo: "serias discrepancias con la junta directiva"

Olga Pereda

Antonio Resines, en la pasada gala de los Goya. / EFE / BALLESTEROS

Antonio Resines, en la pasada gala de los Goya.
El productor y director Edmon Roch.

/

Dimitió, en 2011, Álex de la Iglesia. Lo hizo pegando un puñetazo en la mesa después de que el Gobierno del PSOE llegara a un acuerdo de última hora con PP y CiU para resucitar la legislación antidescargas, llamada 'ley Sinde'. Dimitió, en el 2015, Enrique González Macho. Lo hizo por motivos personales. Ahora dimite Antonio Resines. ¿Qué tiene la Academia de Cine? El actor y productor ha informado por carta a los miembros de la institución que deja el puesto de presidente, cargo no remunerado que ocupaba desde mayo del 2015. No es el único que se va. También abandona el barco el director y productor Edmon Roch, que ejercía las dos vicepresidencias después de que Gracia Querejeta dimitiera en junio por incompatibilidad del puesto con su trabajo como cineasta. Tanto Resines como Roch dicen adiós al órgano que vela por la salud del cine español tras mantener "serias discrepancias con parte de la junta directiva" que han imposibilitado, en su opinión, el trabajo diario en la presidencia.

UN "HONOR"

Tanto Roch como Resines han subrayado el "honor" que ha puesto estar a los mandos de la entidad. "En todo momento, nuestra intención ha sido desempeñar nuestras funciones de la mejor forma posible y siempre en beneficio del sector al que hemos representado. Para ello hemos emprendido nuevos proyectos, algunos aún en desarrollo, que esperamos terminen fructificando para bien de la Academia", concluyen. En declaraciones a Europa Press, Resines reclamó "mayor operatividad" a la presidencia, puesto al que no volverá a presentarse. 

GONZÁLEZ-SINDE

Creada en 1986 y con representación de todos los sectores de la industria, la Academia es una institución de actividad frenética a pesar de que una amplia mayoría la conocen solo por el gran evento que realizan cada año: la gala de los premios Goya. Tanto la presidencia como la vicepresidencia son puestos voluntarios y no remunerados. Son elegidos entre los académicos y consiguen -quizá sin querer- grandes dosis de relevancia social y política. Ángeles González-Sinde, actual colaboradora de EL PERIÓDICO que presidió la Academia entre los años 2006 y 2009, fue nombrada después ministra de Cultura por el Gobierno de Zapatero, una etapa vital y profesional que la debió de quemar -batalló por una ley antidescargas que lleva su nombre- porque está convencida de que "jamás" volverá a la política. En esa etapa, precisamente, le tocó lidiar con un presidente de la Academia (Álex De la Iglesia) que movió cielo y tierra para conseguir una legislación que no levantara ampollas entre los gurús del mal llamado movimiento internauta, como lo hizo la 'ley Sinde'.

GONZÁLEZ MACHO

Acérrimo defensor de las salas de cine y de unas leyes que estrangularan el pirateo y promocionaran el consumo legal de contenidos culturales en la red, el productor Enrique González Macho sucedió a De la Iglesia con ánimo de rebajar la tensión vivida en la etapa del cineasta bilbaíno. Su mandato fue serio y profesional. Sin embargo, también dimitió por sorpresa y por "motivos personales". Meses más tarde, el que fuera el hombre más poderoso del cine español (fundador de la cadena Renoir y la distribuidora Alta Films, que tuvo que echar el cierre) se vio involucrado, según el diario 'El País', en un presunto fraude de compra de entradas del que él se declaró inocente en EL PERIÓDICO.

Ahora, tras la dimisión de Resines -que ejerció de vicepresidente durante el mandato de González Macho- solo queda esperar a que la Academia convoque nuevas elecciones. ¿Para cuándo nuevo presidente? ¿Para cuándo su dimisión?