Ir a contenido

ANIVERSARIO

Cinco razones para respetar a Stallone

El actor, director y guionista llega a los 70 años en uno de los momentos más dulces de su carrera

Beatriz Martínez

Sylvester Stallone, el pasado marzo, en un concierto de Bruce Springsteen en Los Ángeles.

Sylvester Stallone, el pasado marzo, en un concierto de Bruce Springsteen en Los Ángeles. / Chris Pizzello

Sylvester Stallone acaba de cumplir 70 años. Y celebra su aniversario en uno de los momentos más dulces de su carrera, después de haber sido nominado al Oscar al mejor actor de reparto por la última entrega de la saga 'Rocky', 'Creed'. Un proyecto ajeno a su pluma que le ha permitido volver a sentir el calor del público y el reconocimiento de la Academia en una faceta, la interpretativa, en la que siempre había sido cuestionado. El bueno de Sly ha logrado ganarse con mucho esfuerzo la simpatía de la audiencia, y lo ha hecho a golpe de trabajo y sacrificio, siguiendo el ejemplo de uno de sus personajes emblemáticos, Rocky Balboa, luchando contra la adversidad, las modas y los nuevos tiempos y demostrando que es una de las personalidades más queridas de Hollywood. A los 70 años, se ha ganado el respeto de la industria y del público. Estas son algunas de las razones.

ES UN TODOTERRENO

Desde casi el inicio de su carrera, Stallone no solo se ha caracterizado por su faceta de intérprete. También por las de guionista y director, algo que no suele ser habitual y que demuestra su capacidad polifacética y el alcance de sus inquietudes artísticas. A pesar de provenir de una familia muy pobre, Sylvester se aficionó al arte, y especialmente a la pintura, convirtiéndose el pincel en uno de sus primeros medios de expresión. Todavía sigue cultivando esta pasión, preferiblemente en pijama o desnudo, según él mismo ha confesado.

ENCARNA EL SUEÑO AMERICANO

Lo hemos visto caer y levantarse un millón de veces. Y, al igual que su personaje Rocky Balboa, siempre ha tenido la voluntad de seguir adelante. Cuando parecía que solo quedaban las cenizas de su fama, volvía a resucitar como el ave Fénix. Pasó de tener que participar en una película erótica en sus inicios porque no tenía dónde dormir, a convertirse en una estrella poco después gracias al éxito de 'Rocky', por la que fue candidato al Oscar en las categorías de guion y actor. Y así sucesivamente. Superación a golpe de humildad y tesón.

ES UN ICONO DE LA CULTURA POPULAR

Fue uno de los estandartes del cine de acción durante los años 80 y 90. Protagonizó un sinfín de películas, algunas mejores, otras peores, incluso horribles. Pero su fama sobre todo se cimenta alrededor de dos personajes creados por él mismo: el de Rocky Balboa y el de John Rambo. El púgil italiano que intenta alcanzar la gloria en el mundo del boxeo y el veterano de la guerra de Vietman experto en técnicas de supervivencia. Dos iconos memorables que lo han acompañado durante toda su vida y que se han convertido en símbolo de la cultura popular.  

CREA FRANQUICIAS RENTABLES

Nadie ha sabido sacar más partido a sus criaturas. Gracias a Rocky y Rambo hemos podido seguir la evolución del actor desde los 70 a la actualidad al mismo tiempo que veíamos cómo evolucionaban los tiempos y Sly iba haciéndose mayor. Con 'Creed', la saga Rocky ha alcanzado siete películas, y la de Rambo se ha quedado por el momento en cuatro. Las últimas de cada serie han aportado un tono nostálgico y crepuscular, pero han demostrado que Stallone sabía cómo resucitar a sus personajes en el momento justo para darles un nuevo sentido y una dimensión casi épica.

HA SABIDO RECICLARSE

Ha dejado a la mayor parte de sus competidores de la década de los 80 por el camino. Ninguno de ellos ha sabido reciclarse de una manera tan sorprendente como él. Y, lo más importante, ha sido generoso con ellos. Cuando nadie se acordaba de estos superhéroes anabolizados, Stallone se encargó de rescatarlos en esa brillante trilogía que es 'Los mercenarios'. Y todos, desde Jean-Claude Van Damme hasta Arnorld Schwarzenegger, Chuck Norris o Bruce Willis, se pusieron a bajo su mando para medir fuerza con las nuevas generaciones. A pesar de dar el testigo a sus sucesores, Stallone todavía sigue en pie y con mucha cuerda para rato. 

Temas: Cine